viernes, 3 de abril de 2009

Ya es primavera en garajeland: ¿disco alegre o depresivo?

Songs From Northern Britain (Teenage Fanclub) y Pink Moon (Nick Drake)


Por si alguien no lo ha notado se informa: Ha llegado esa época en la que los capullos vuelven a estar en flor llamada frescamente como primavera. Algunos piensan que es una época feliz, otros que es una mierda tener alergia y padecer el síndrome de Lisa cuando viaja a Cypress Creek. Para los lectores altos en hormonas es una buena época, porque incluso Lydia Bosh cobra un atractivo inesperado y las féminas descubren que algún jersey invernal camufló al verdadero súper héroe que habitaba en él. Como en garajeland somos un tanto indefinidos pensamos que la mejor manera de reconocer la felicidad es de dos formas: La primera con un disco alegre, y la segunda con uno que te haga pensar en el suicidio o de recogerte tanto como un insecto bola (no sé si existirá pero el mundo animal siempre se me dio bastante mal, aunque intentara ver el Waku Waku). Aunque algo en común tienen los discos de los que vamos a hablar: son dos joyas muy bien esculpidas.

"Más o menos Nick Drake era de esta altura, musicalmente tiene que venir Romay para explicarlo" Los escoceses no deberían preocuparse, también son gigantes.



Del primero ya se habló por aquí, es el Songs From Northern Britain de los Teenage Fanclub. Un grupo debilidad en garajeland y de Tomás Verléin, que se trabajó un artículo solo a la altura de una persona que cumple años un dos de Abril y otra vez dos días después. Poco que añadir a dicho artículo; es un disco que alegra el día, puro Pop y Powerpop de unas melodías y unas voces que lo hace más delicioso que una buena torrija de estas fechas. Como en aquel momento no se subió a compartir lo hacemos ahora, pero insisto y me reitero: léete al bueno de Tomás y sus disertaciones sobre el álbum de los Fanclub si quieres ampliar tus conocimientos Wikipédicos.

Un tío genial como músico y además elegante, pero sus dos metros de estatura le hacían comprarse los trajes en la misma tienda que Camps



El segundo no es precisamente alegre, se podría decir que es angustioso, pese a la calidez de voz de Nick Drake el Pink Moon termina sumiendo en una especie de oscuridad bastante introspectiva. Cuenta la leyenda sobre este disco, que Nick Drake al terminar la grabación del mismo estaba en el avanzado estado depresivo que le llevaría poco después al suicidio, ante su inseguridad con la calidad de las grabaciones que había hecho se pasó por las oficinas de Island Records dejando los masteres a modo de mano anónima y desapareciendo de allí sin ni siquiera explicar el contenido de aquellas cintas. Ante el regalo que se me hizo (y me ultrajó) de una guitarra acústica por parte de miembros presenciales en este bloc dije que mi sueño sería interpretar (más o menos) este Pink Moon, al poco mi cabeza cobró sentido y entendió que era imposible superar el nivel de Nick Drake en esta Luna Rosa, acompañado solo por su guitarra, por su voz y por los fantasmas que le carcomían el interior y nos privó de su clase con tan solo tres discos editados.

Ahora tienes cuatro posibilidades a tu alcance para sobrellevar un día primaveral, nosotros solo dejamos algo de música.

Contraseña: peluquin

16 comentarios:

WOOD dijo...

Me acabo de papear el artículo sobre "Songs from Northern Britain". Grandioso. Se presenta ante Vds. otro profundamente admirador de mucha parte de la obra de los Teenage Fanclub. Un saludo.

Johnny Lebrel dijo...

Me quedo con la alegría en esta soleada mañana. dejaremos a NICK DRAKE para el otoño, ¿mejor no?

Es a mi patilludo gusto el mejor disco de los Teenage Fanclub y uno de los mejores de los 90´s.

Saludos.

PD: aunque de la primavera a todos los varones hay otra cosa que nos altera y alegra mucho más, y no son las flores.

61 y 49 dijo...

Wood, si es así te sentirás cómodo por aquí, cuando empezamos teníamos disputas sin palabras para ver que disco de los Teenage Fanclub se comentaba antes. Lo único que estaba claro es que los escoceses tendrían que ser cabecera en este modesto bloc.

Lebrel, este día tan de tortilla en el campo nos ha jugado una mala pasada, pero alguno elegirá a Nick. Personalmente me gusta mucho el impronunciable Bandwago... pese a su horrible portada, pero si me dejas encerrado con el Northern o el Grand Prix lo puedo negar un par de veces.

PD: ¿eso que altera no será la promo de la serie de Marisol en Antena 3?

Un abrazo en par.

WOOD dijo...

Si tuviera que elegir el mejor álbum de los Teenage Fanclub me decantaría sin lugar a dudas por el "Grand prix". Adoro ese disco hasta el punto de que puede que lo considere el que más me gusta de la década noventera. Pasa el tiempo y mantiene toda la frescura. En segunda posición dudaría entre los grandiosos "Bandwagonesque" y "Songs from Northern Britain". Si os apetece leer sobre ellos alguna cosita que he publicado, pinchad este enlace de TEENAGE FANCLUB. Un abrazo.

Tomás Verléin dijo...

Gran post éste, entre estornudo y estornudo alergiano he podido tomar una decisión y averiguar que ha sido la señorita Amampola con al llave inglesa en la cocina.

Por mis partes, primero elegiría el disco de NIck para iniciar la remontada con el de trío calavera de Escocia. Como ya ha dicho mi compañero 61&49 en su post, tengo serías dificultades para elegir el mejor disco de los Fanclub, coincido que el Grand Prix tiene absolutas gemas (como mi canción favorita, Sparkey's Dream), pero creo que Raymond presenta mejores canciones en Songs from the Northern Britian. No nos hagan elegir entre la pastilla roja y la azul, que somos muy capaces de tragarnos ambas.

Coincido con el señor lebrel en que la primavera cambia fundamentalmente cuando descubres la combinación mortal de sol, césped y lo que no son las flores posadas sobre él.

P.D.: 61&49, no puedo creer que no me llamaras ayer... era menester y lo sabes.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

¡joer, 2x1! ¡como en el super de mi barrio! Estáis que lo tiráis chavales. Por dónde empiezo, por dónde empiezo... no sé, no sé, tengo que pensármelo. Ya os comentaré que me han parecido.

P.D.: 61&49 no me puedo creer que no llamaras ayer a Tomás Vérlein, era menester y lo sabes. Mal, muy mal. Se lo perdonaremos por la entrada doble de hoy.

Hackerthedog dijo...

Estoy de acuerdo con Lebrel: Nick Drake mejor para el Otoño, pero bien lejos del Tryptizol.
Los Teenage han tenido suerte y se han quedado en ese discreto segundo plano, para deguste y placer de los elegidos. Sin estridencias, sin corromperse, sin llenar estadios como otros, que dan auténtica pena.

Saludos,

Hackerthedog

61 y 49 dijo...

Nadie inclina la balanza sobre el disco de los Fanclub, incluido Tomás que hace gala de su políticamente correcto Bartlet.

Wood: Está genial lo que tienes hecho en tu blog, Ain´t That Enough es de los mejores singles, siguiendo fiel a Banwago me quedo con Star Sign.

Tomás Bartlet: La roja, la azul y dos raciones de empanada de zamburiñas. No tengo defensa posible, pero ya he contratado a Lionel Hutz para mi defensa, en cuanto arregle unos zuecos te enteras.

Esquimal Onanista: Ya que nuestro querido Bertín Osborne no lo hace con los jamones de Navidul lo tendremos que hacer nosotros como si fuéramos un Simago (haciendo gala de lo retro) cualquiera. No haga caso a Tomás, se pone de un ultrajado cuando no se le llama en su cumpleaños...

Hackerthedog: Un placer leerle de nuevo. Yo tendría cuidado con el Tryptizol, ayer (o esta mañana) vi unos minutos de El Gato al Agua y estuve a punto de mezclarlo con el menú completo de Trainspotting, menos mal que no me precipité (aunque me llamaron los del hormiguero para sustituir al tal Flipi). Supongo que hablamos de los mismos flequillos llena estadios, vamos a decirlo un poco por lo bajini, pero uno se siente muy bien sabiendo que solo unos pocos disfrutamos de Teenage Fanclub.

Un abrazo bien intencionado a todos.

Tomás Verléin dijo...

Sólo comento para tranquilizar a nuestros queridos lectores, &1&49 y yo retomamos relaciones al más puro estilo Obama/ZP.

Ha sido cuestión de unos tocamientos en los lugares precisos y que el amor haya vuelto, ahora salimos de la mano de los sitios a ritmo de Bo Diddley.

Como se me acusa de mesurado y políticamente correcto, sólo decir que echo la culpa de todo a los francmasones y sus biblias y que mi voto va por los escoceses alegres, ea!

Diving Dwarf dijo...

Primeramente insistir en lo que ya muchos sospechais: mi garrulismo eustaquiano lleva relegando al pop al ostracismo de mi pabellon auditivo desde tiempos inmemoriales. Gracias a Dios cuento con la cofradía del garajeland.

Os juro que me bajé este disco de vuestro blog hace días, semanas, meses, pero aun no he escrito lo de peluquín, asi que ya hablaremos.

Muy grande lo de Lionel Hutz.

El Gato al Agua: mi padre, que se perfuma con cualquier ventosidad que profiera Rajoy por el ano, es gran seguidor del programa. Yo, que soy de débil carácter, lo vi un día 10 minutos y por ósmosis se me contagió el enfado durante horas.

Wood, eres un lider nato.

Un aplauso para el esquimal, cuyas dotes diplomáticas han permitido que se retome la línea del teléfono rojo entre los líderes de los dos grandes bloques.

Lebrel dijo...

Jeje! está muy bien que cada uno tenga su disco favorito de los Teenage Fanclub eso indica que son muy buenos y no simplemente un grupo de un par de singles.
Además la no linealidad de sus LP´s hace que dependiendo de los gustos personales de cada Tonetti, o a su situación mental en un momento concreto se decanten por uno u otro.

"Grand Prix" es una fiesta y sentó cátedra, pero me quedo con el "Songs from Northern Britain" y su espectacular sonido, vinilicamente suena mejor que el resto.

Nota: en mi DNI salgo con las gafas de Roger McGuinn, luego se me ve el plumero.

saludos a todos!!

61 y 49 dijo...

Tema poner peluquin: La delgada línea del Pop hace que pueda parecer un poco moña un disco de tales arrumacos, pero ese en concreto es un valor (casi) seguro.

Tema gato al agua: Hay un detalle que me gusta, se toman una copa de vino en el programa, y si fuera una cerve pues mejor. No termino de entender esa buena voluntad en la tele, la gente se fuma un cigarro y se toma una birra mientras charla. Realmente no sé si es más dañino eso o la tertulia tipo Tómbola. Yo soy criticón por naturaleza, pero es que un programa monoidea me cansa (sea del color que sea). Por cierto, a Rajoy le llaman blando (sip).

Tema de: Mi agradecimiento también al esquimal.

Tema estantería del lebrel: nunca dejará de sorprenderme su colección vinílica, los Lps de Teenage Fanclub andan cotizados. Yo debo tener un oído medio pocho y me gusta el que sé que peor suena. Que cosas.

Tema de vaya gafas y vaya peluquín! si uno se fija en el cuello parece que te han puesto la cabeza a rosca, aunque no me extrañaría que McGuinn hubiera venido de otro planeta.

Abrazo a todos.

Diving Dwarf dijo...

Ya me he escuchado el disco. El optimista. Soy maniaco depresivo desde que escucho los bluses de Muddy Waters, y tengo prohibidas más tristezas y/o El Gato Al Agua, Federicos, y similares.

Lo cierto es que... (¡vamos dilo! ¡valiente! ¡echale valor! ¡tío bueno!)... estooo... ejem... M-M-Me... M-M-M-me h-h-ha.... ME HA GUSTADO (ala, ya está dicho).

Grandes melodias. Grandes voces. Le tengo que pegar una escucha mas responsable, porque resulta que estaba paladeando torreznos de mi madre mientras lo escuchaba, y la corteza crujiente siempre genera un rumor en las sienes y en los oídos que merma la audición. Pero parecía de gran calidad, ya en serio.

Si alguna vez me llega a gustar el pop inglés, os llevaré a los tribunales.

Tomás Verléin dijo...

Madre del amor hermoso, si hemos conseguido (más bien lo han hecho los escoceses que viven en el país de la piruleta) que el señor pequeñito, pero de espíritu grande esté empezando a tener mariposas en el estómago por el pop inglés es que algo estamos haciendo mal... o bien.

Todo dependerá de la reacción de nuestro querido amigo, que puede que acabe como inspector de billeteras o recibiendo un menú diario de intereconomía, radio intercontinental y Cope en el asilo Arkham. En cualquiera de los dos casos esperemos que siga degustando torreznos maternos de cuyo crujir se puede hacer variados versos, como por ejemplo:

- Comiendo un torrezno,
al señor Diving Dwarf le sobrevino el gusto por el poperió ingles (rima asonante, por supuesto).

WOOD dijo...

Loado sea pues el Santisimo Cristo de las Pascuas del 2009 que seguramente ha influido en la evangelización popera del grandísimo EnanoDiving. Amen.
Posdata: Larga vida a los Teenage Fanclub.

61 y 49 dijo...

Aunque hubiera preferido que la alegría invadiera al enano (sin ánimo de ofender) y empezará a pensar seriamente en ir al trabajo vestido con un conjunto de Agatha Ruiz de la Prada me doy más que satisfecho con el resultado.

A propósito, si os va lo depresivo Nick Drake supera el menú que dice Tomás, me consta que al menos una persona lo descargó y no dio su opinión (¿estará agarrando un frasco con Tryptizol?).

Sí, sois pocos los que pasáis por aquí, pero muy queridos.

PD: Amén, señor Wood.