domingo, 19 de abril de 2009

Conversaciones insustanciales sobre música (V)

Las listas de discos: ¿nacen o se hacen?

Listas, listas, todos tenemos siempre una cerca; ya sea la de la compra que resiste infatigable lavado tras lavado en el bolsillo del pantalón (aunque todavía se puede leer aquello de jabón lagarto y caja de galletas Gullón), la de cosas que tienes que hacer al día siguiente y que siempre es más optimista que verosímil, la de pasos que tienes que dar antes de conseguir la dominación mundial.. pero ninguna crea las paradojas temporales, crisis mundiales y discusiones acaloradas como una lista de discos sin adquirir. Esta lista, crisol de culturas, pozo insondable de (in) satisfacciones y que te define mucho más que el perfil psicológico que te sacaría Pedro Ruíz en una entrevista con preguntas tan inquietantes como "en qué piensa el niño que llevas dentro cuando se mira a través de la pelusa del ombligo" (espacio protagonizado por el inconmensurable Sr. insustancial y su blog).


listas de discosNo juzguen la selección dispuesta, era joven y inexperto. Por cierto, el primero que me diga que tengo caligrafía de niña... golpe de remo!



Sí, hablamos de la misma que alberga como agua de mayo que encuentres el Third/Sister Lovers de Big Star para tacharlo de la misma o que ha visto pasar veranos y veranos con los mismos discos esperando una oportunidad. Normalmente la existencia de la lista suele permanecer en secreto, tan en secreto como los fichajes veraniegos de fútbol o los regalos sorpresa en mi casa desde que tengo una sobrina de 4 años. El descubrimiento (y por ende de que el autor tiene inquietudes musicales) suele coincidir con un escenario en el que suelen estar presentes varios amigos; uno/a que no te conoce; unas cañas y un bar con un natural ambiente bucólico, es decir, con una capa de humo de tabaco que deja en nada al que se utilizara en un concierto de Kiss.

Todo suele comenzar de una manera inofensiva: una cuenta que hay que sufragar, una cartera que se abre, Tom Cruise gritando a Jack Nicholson si ordenó el código rojo, la lista asomando en un bolsillo de la billetera y una pregunta en el aire: "¿Qué es eso que tienes ahí?". Normalmente seguido de una mano que se mueve sin el acompañamiento del cuerpo -vean el Dracula de Coppola para comprender a qué me refiero- hacia tu querida lista. En esos momentos te sientes igual de expuesto que con el chasquido de un guante de látex sobre la mano de un médico en tu primer colonoscopia.

El siguiente paso sucede normalmente a cámara lenta: la persona que te ha usufructuado tu lista, tras consultarla, te pregunta que: "¿Por qué llevas una lista con los discos qué quieres", tú pestañeas y pones cara de "por lo menos no destripo niños con un cuchillo oxidado los martes de los meses bisiestos". En ese momento pueden ocurrir dos cosas: que la buena persona te devuelva la lista con cara de resignación pensando que debe alejarse de ti lo antes posible o, si hay suerte e intereses sexuales, que esa persona le guste el contenido y empiece a preguntar. En cuyo caso recomendamos buscar un párroco, algo azul, algo prestado y algo nuevo. Aunque cuidado que puede que se encuentren con un espécimen igual que usted, que busque aunar esfuerzos para tachar discos de su propia lista y después huir cual Dioni del acetato.


Guerra y pazNo se lo van a creer, pero el bueno de Tolstoi empezó este librito como una lista de discos, pero una cosa llevó a la otra y se le fue de las manos (más de 1.000 páginas)



Descrita la situación anterior, hagamos un paréntesis para ver qué condiciones imprescindibles tiene que tener la susodicha lista:

- Cantidad y variedad: la lista tiene que ser infinita, siguiendo la receta de los petit suisse: "a mí me daban dos". De tal modo que cada vez que consigamos un disco y lo tachemos (no hay nada más satisfactorio) hay que añadir otros dos; así muy pronto tendremos que pasar a una página nueva e ir haciendo más espacio en la cartera. Señores, buscamos un efecto parecido al pozo sin fondo de la "Casa Misteriosa de Springfield" donde desaparece Ozzie Smith en cierto episodio de los Simpson. También es importante no dejarse fuera ningún estilo: Pop, Rock, Garaje, Soul, R&B, Canto gregoriano... todos deben estar representados para evitar al típico listillo (que sólo tiene un par de discos más que tú en su discoteca) decirte: "no me puedo creer que no hayas encontrado este álbum, pero si estaba baratísimo y ahora no hay quien lo encuentre". Naturalmente añadir discos imposibles de encontrar puntúa doble o triple. No hablamos de primeras ediciones, sino de auténticas entelequias musicales como la edición completa y terminada del Smile de los Beach Boys (tal cual la tenía en la cabeza Brian Wilson), el disco de la reunión de los Beatles en 1978 o el que grabaron los Hi-risers producidos por el enano buceador (conocido como The Torrezno Session). Si alguno de ustedes consigue dar con algunas de estas rarezas, debería ir a Nueva York a desentrañar el misterio de los cocodrilos en las alcantarillas o sustituir a la virgen de Lourdes, porque tendrían mucho futuro como hacedor de milagros y curanderos de verdad, de los que sanan imponiendo las manos.



 ozzie smithMetáfora nada sútil sobre lo infinita de nuestra lista. No tiene nada que ver, pero no puedo resistirme: "Mattingly, aféitese las patillas"



- Formato: al contrario que cuando tienes que pedirle el coche a tu progenitor o progenitora, el desaliño cuanta positivamente. La lista en cuestión debe tener el aspecto de haber pasado por uno o dos guerras, más desgastada que nuestros chistes sobre Bertín Osborne, por supuesto todos los complementos directos y circunstanciales son bienvenidos: agua, tinta, roturas varias, manchas de dudosa procedencia... Un par de lavados pueden hacer el resto para que nuestra pieza de papel tengo el aspecto definitivo de papiro traído por los fenicios (nuestra respuesta de trivial favorita: ¿Quién introdujo en el motor de combustión en España? Seguro que ellos).


En cuanto al diseño, una media cuartilla es más que suficiente, en donde deberemos incluir una estilo cuneiforme. Además tiene que ser incomprensible para cualquiera que no entienda la letra de un médico, pero perfecta en nuestro pequeño mundo del coleccionsimo. Por supuesto, utilizar tintas de varios colores, letras de diferentes tamaños e ingeniosos acrónimos es muy adecuado. la cuestión es hacer un Pollock con nuestra lista y, en caso de duda, emborronarlo todo un poco más.

- Situación: se recomienda hacerle cuantos dobleces sean necesarios a la lista e introducirla en la cartera, de tal modo que siempre permanezca a la vista y sea utilizada en la tienda de trato más familiar y ambiente agradable. que encontremos. Otras localizaciones son siempre tenidas en cuenta, pero siempre tienen que responder al siguiente cuarteto: gafas, testículos, billetera y reloj, ya saben, la señal de la cruz pagana que tanto gusta al bueno de Clint Eastwood en Gran Torino (vayan a verla, por favor).



Dos mozas comprueban que aún no han conseguido el disco de "Federico Jiménez Losantos y Pedro J. cantan villancicos de navidad". Pobres, les queda mucho camino por recorrer



Quizás piensen que estoy de la chola y que esto de las listas no sirve para nada, pero les aseguro que acabas viendo todo lo que has conseguido como un tesoro y apreciendo mucho más la música y da mucha conversación cuando no se sabe quién fue el presidente número 23 de los EEUU, pero amigos no crean que a mi situación actual (abrazado a un vinilo de 'Milli Vanilli cantan por soleas', sentado en el suelo, mecido por mi propio movimiento de frenopático y con este mantra: 'ya sólo me quedan 18.000 discos por tachar', 'ya sólo me quedan 18.000 discos por tachar') llegué de otra manera que diciendo: voy a apuntar este disco para que no se me olvide el nombre y éste también. Una cosa llevo a la otra y aquí me tienen casi diez años más tarde. Así que, la próxima vez piensen antes de coger un bolígrafo y papel o veremos quién está peor de los suyo (espacio para risa de malvado de opereta: muhamuahahahahahah).

Vuestro amigo en el tiempo, Tomás Verlein


10 comentarios:

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Por lo menos tu no te has dedicado a hacer bibliografías de revistas musicales, que jamás piensas pedir, a través de Dialnet, sólo por pasar el rato...
¡Hay! que tenemos un problema señor Verléin...
P.D.: ya estoy de vuelta, aunque las vacaciones me han dejado un poco tocado...

61 y 49 dijo...

Me parece indignante que hayas tachado de la lista el Hollywood Town Hall sin ni siquiera consultármelo, cuando sabes que esa lista te pertenece tanto a ti como a mí, por el mero (pez) hecho de la cantidad de veces que la choriceo para cotillear (Si alguien se lo pregunta esa es mi prensa rosa).

Yo dejé de hacer lista (realmente tuve dos muy lamentables y una era una hoja de calendario que ponía 23 de Marzo, Santos: José Oriol, confesor y Felipe, mártir), terminé confiando en mi memoria y así me va, se me olvida incluso lo que quería comprar el día anterior. Ésta aún perdura en la cartera en un estado de descomposición y custodiando dos fotografías de esas de carnet que no explico porque están ahí porque a nadie le interesa.

Nota aclaratoria: el 23º presidente YONKI fue Benjamin Harrison, republicano y probablemente con Bruno Gianelli en su campaña pese a correr el siglo XIX.

PD: Bonita letra, hay gente en 8º de EGB que la tiene (la letra) mucho más fea.

PDD: encrespado con el habitante onanista del polo, por poco tenemos que echar el cierre antesu desaparición garajera. La próxima vez, vacaciones sí, pero se lleva un portátil.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Estimado 61 y 49, debo confesar que habitualmente me conecto al mundo blogueril desde el trabajo, y que estas vacaciones las he pasado a ratos en casa, con banda ancha para mentes estrechas como la mía, y a ratos en casa de un colega que tiene ordenadores y conexiones (que si el adsl, que si la wifi del generoso vecino...) para aburrir. Vamos que no hay excusa que valga, que estaba vago y he olvidado mi deber cómo comentarista de este y otros blogs igualmente insignes (bueno, por lo general no tan insignes como éste). Debí aprovechar esas fechas para azotarme como buen penitente pero no lo hice. espero sepan aceptar mis disculpas y mi miedo al castigo físico que, sin duda, merezco.

Tomás Verléin dijo...

Hola a los dos

@ Ay, se le echaba de menos por estos lares. Entre todos conseguiremos exorcizar los demonios. Yo sigo defendiendo que las listas son como un álbum de fotos: algunas vergonzosas (tuve uno de los Dire Straits apuntado) y otras todavía más. Pero mira, y lo que nos entretenemos. Somos bastante más sanos que estos hombrecillos:

http://www.youtube.com/watch?v=yTQFSX5ujLs&feature=player_embedded

@ El señor de los numeritos

me jugaría las baldas de estantería (sin poner aún) de mi casa a que te lo dije en su momento. Pero, si no lo hice, esto va por cuando viste Ben-Hur sin mí.

Recuerdo tu lista, bien dobladita y con letra pequeña en contraposición a la mía, cuya línea no merece ser llamada así. Debe ser cosa topográfica lo de la imposibilidad de hacer líneas rectas. Por lo menos ya te has librado de las entradas de cine (a los días borrada la tinta, ya me tienes a mí: esto era de... Cara a Cara o de la última de Bergman).

Gracias por la información. El chiste (si lo fue) venía dado por un diálogo de La Jungla de Cristal III (jungla de cristalllllllllllll) a propósito de qué era 21 de 42. Por cierto, a bruno no le vas a perdornar nunca, no?

P.D.: Serás... y gracias (muchas muchas) por el paréntesis

Hackerthedog dijo...

Muy buena y sana costumbre ésta de hacer listas. Listas de lo que nos gustaría y no tenemos. Listas de Reyes Magos. Listas de deseos sencillos perdurables o renovables.No pierda la ilusión Tomás: y la alegría extática cuando uno logra tachar un nombre de la sacra lista?

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

¿Cómo que SÓLO llegaste a tener uno de los Dire Straits en la lista? ¿Cómo que te avergüenzas de que te gustaran? ¡Deberías tener muchos más en esa lista y/o avergonzarte de que no te gusten!
Sin acritud ¿eh?

Diving Dwarf dijo...

AGRADECIMIENTOSMis disculpas por el retraso, pero semejante derroche de recursos literarios requiere un no menos elaborado comentario. Lo contrario es una afrenta al intelecto de Lord Thomas Fairline.

PREFACIOAnte los pretéritos episodios de incontinencia urinaria producidos por igual de pretéritas entradas en este gran blog (intento congraciarme con los anfitriones con el archiconocido agasajo, ¿qué pasa?), juro por las sobras de mi honor que imprimí la entrada y me la llevé al baño de la oficina, en previsión de que en esta ocasión fuera la parte trasera de mi ropa interior la que se viera mancillada con los sedimentos producidos por una incompleta asimilación intestinal de los subproductos del bolo alimenticio.

PROLOGOMe veo como pez en el agua en este foro de friquismo exacerbado, de fetichismo del vinilo, de salvaje e irracional pleitesía a las listas. Si me confirmais que haceis uso de la bateria del coche para estimular vuestros pezones, mi dicha será completa. Las listas realmente no llegue a materializarlas. Tan sólo las albergué en mi intelecto superior, pero desde que gozo de independencia económica hago lo posible por equilibrar la cuenta de resultados de Amazon, y simplemente me lo compro todo: es mucho más ligero, porque en la cartera ya no llevo ni la lista ni billetes.

Ya que el autor ha arruinado mi identidad secreta, fuera máscaras: en efecto, soy el Phyl Spector de los Hi-Risers, el Alejo Stivel de las Torrezno Sessions. Pero también soy el Poty de Milli Vanilli y de Locomía (vean mi foto con Milli tras sus 3 primeras sesiones de radioterapia). Todo lo anterior sea dicho con una cartulina alargada cubriendo mis ojos y con la voz distorsionada.

INTRODUCCIÓNNo quiero despedirme sin notificar con cierta satisfaccion mi más reciente adquisición: el In The Spotlight de los Hi-Risers. Lo he comprado en Bear Family Records, para el que quiera seguir tachando...

DESENLACEP.S.: Que no pase desapercibido un detalle de los pistoleros del Eclipse: "en el primer control dío 0,35, y en el segundo 0,38". Larger than life.

Tomás Verléin dijo...

@ Hackerthedog

Gracias por su visita. Sólo el comento que empecé a hacer una lista análoga a la de discos, pero de DVDs. Ante lo que suponía tener que ponerme bizco en cada tienda que visitaba fui abandonando la idea, reduciendo todas a una que fuera asumible. Conclusión: al final voy comprando a la buena de dios y añadiendo (ya tachado) el disco nuevo. Hágase a la idea.

Respecto a su idea de que las listas salvarán el mundo. La secundo, nada de obamas, que todo el mundo haga una lista inmediatamente.

@ Esquimal

En lo que posiblemente sea su última participación en nuestra imperfecto bloc. Sí, lo confieso, y sin necesidad de tener una lámpara apuntándome al gepeto: NO ME GUSTAN NADA LOS DIRE STRAITS. Y sí, tuve en mi lista el Brothers In arms y lo taché. Ya sabe lo que significan. El grupo de mark Knopfler me produce un sopor casi a la altura de los que Eagles le hacen la nota. Ya le digo que no tengo remedio. Tengo la imagen de éste buen señor con la cintita en la cabeza y lo asocio con la dormidina.

No se vaya usted, déjeme a mí de lado y quédese con el señor de los numeritos. (momento súplica por no perder un lector como el señor de la tierra donde fabrican el fresquíbiri)

Al señor enano le contestaré mañana, porque ya no me queda tiempo. Sólo decirle que la foto de Poty me ha llegado, no sé a dónde, pero me ha llegado.

Tomás Verléin dijo...

@ enano Rubin

Como bien dice mi compañero (y sin embargo amigo, 61&49) no sé muy bien qué contestarle. Su comentario es tan antológico que cualquier consideración mía le va a hacer de menos a usted.

Sólo comentarle que me ha desencajado usted el tronco del resto del cuerpo con su definición de la situación vivida en el prefacio.

Este blog se creó porque el señor de los numeritos y yo hacíamos una serie de chanzas, misas negras con vinilos y bailes populares que sólo nos hacían gracia a nosotros. Encontrar gente que no sólo lo comparte, sino que lo alienta, a nosotros nos encanta, pero creo que la OMS debería levantar el grado 47 de alerta con esta bitácora.

Además, me gustaría decirle que hace tiempo pasamos de las pinzas del automóvil y nos solemos conectar directamente a las farolas de la calle. Sabe cuándo se baja del autobús y necesitaría un casco de minero para llegar a casa? Eso quiere decir que hemos pasado por allí. O nosotros o nuestros primos que roban el cobre, claro.

No se lo creerá, pero sin conocerle físicamente me lo imaginaba como Rick Rubin, tirado en el suelo y diciendo a los Hi-risers: "muy bien chavales, seguid así". Lo que viene siendo el método Rubin. Aunque después de su foto con el de Milli vanilli en plan goleador y melenaza me inclino a pensar que todo es extrañamente grande y que Poty está poco reconocido como... como... algo que ya se nos ocurrirá.

P.D.: mi momento favorito del vídeo es sin dudas el de que 'la pistola sólo saca para disparar'. I'm Afraid Dave

Diving Dwarf dijo...

Respuesta de carácter olímpico y en la esfera de lo esperable de una pluma como la suya.

A los pies de sus primos los del cobre. Usted no me engaña: son los pistoleros del eclipse.