viernes, 24 de abril de 2009

Recaudando dinero para que una clínica me desenganche


The Dutchess And The Duke – She´s The Dutchess And He´s The Duke (2008)

Pues sí, de este disco que desde hace unos meses se ha adueñado no solo de la mayoría de mis escuchas, hasta tal punto que podrían ser monopolizadas, sino que se han convertido en una especie de adicción casi incontrolable. Si no los tengo puestos en un reproductor voy tarareando alguna de sus canciones, y para mí, que tengo una habilidad innata para tener en mi cabeza “Es una lata el trabajar” de Luis Aguilé es una sana noticia mental que ahora pueda ir tarareando el inicio de “Mary” o cualquiera de las canciones de She´s the Dutchess, He´s the Duke. Los culpables son una duquesa y un duque, y sin que os venga en mente el parecido del peinado de la de Alba con el de Phil Spector pueden resultar tan adictivos que algunos, como el imprescindible Kick Out The Jams, ya han caído a su influjo.

Por si no queda explicado por las barbas de uno y la estilizada figura de otra, ellos dicen quién es quién mediante croquis ilustrativo

Los alborotadores e incitadores en cuestión son la duquesa, Kimberly Morrison, y el duque, Jesse Lortz. Este último una de esas personas que no tendrían una infancia fácil en su colegio del Northwest (ya se sabe, bajito, con gafas, regusto por los discos y no se quedaba el sábado noche viendo Luna de Miel), la primera, también del estado de Washington y compañera de estudios, comparte con el peculiar personaje el paladear una buena caña con tapas variadas y conversaciones sobre el Punk y el Rock. Puesta la semilla solo queda plasmar un disco que haga justicia a la sombría meteorología que impera en la ciudad de Seattle, el mismo por el que pido una ayuda para desengancharme.

Según he podido leer, el grupo tiene influencias que van de los primerizos Rolling Stones, Leonard Cohen o Bob Dylan; quizás la más evidente es la de Jagger y compañía, enaltecida por las formas y vocalización de Jesse Lortz en alguno que otro tema. Mi opinión es que están por encima de tener unas influencias muy evidentes y que el particular mundo que recrean les hace de alguna manera únicos, mágicos y muy difíciles de ubicar, con una propuesta tan sencilla como complicada: crear grandes canciones con dos guitarras y esporádicas percusiones, un juego de voces adictivo y sobre todo unas letras desbordantes de imaginación. Todo puede parecer fácil, pero si uno lo intenta pueden salir canciones de la Termomix de (ya criticado por aquí) Kike Santander.

Quería una foto en la que saliera el señor de la pandereta y el de la flauta en la nariz pero esta es como muy 2008

Cuando uno afronta el disco, ya en la primera escucha (que no audición), uno empieza a notar un magnetismo bastante fuerte cuando suena “Reservoir Park” y el “Out of Time” (no versión de los Stones) que se inicia con un demoledor párrafo (I remember when I was just a baby/when somebody told me everything was all right/was my mother right before she drove my crazy/chewing on her lips like a witch cooking suicide) siempre me pide dar al botón de rebobinar patrás y volver a escuchar la canción. El disco sigue con el matrimonio vocal de “Strangers”, la excepcional y casi instantáneamente viciante “Back To Me” o esa verdadera joya llamada “Mary”, nuevamente con algunos versos impactantes. Así hasta diez canciones, escasamente treinta minutos de auténtico disfrute. O mucho me equivoco, o será difícil que salgan del anonimato mediático en el que se encuentran, pero algunos les encontrarán y si se enganchan a ellos no habrá vuelta atrás, se convertirán en un adicto como lo soy yo ahora mismo.

Contraseña: peluquin

Pincha & pon la sangre en tus venas

canibalismo aparte, una gran canción


13 comentarios:

WOOD dijo...

Pues tomo cumplida nota, y haré todo lo posible para no tener que tararear solamente canciones de Luis Aguile. Por cierto, excelente texto el de este post, en la onda habitual. Abrazo.

Johnny Lebrel dijo...

je je! como te has enganchado. Más que un pelukin a un famoso melón.

No es para menos, muestran el esqueleto y la pureza de la música; unos Stones de estar por casa o un Dylan humilde (si es que alguna vez lo fue).

saludos, esperemos que le guste a resto.

Señor Insustancial dijo...

Me los apunto...gracias por la recomendación.

Un abrazo.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Bueno, pues gracias al ruido reinante en este aula no puedo discernir ni una nota del youtube éste, así que dejaré lo de engancharme a la droga dura para otro día.

61 y 49 dijo...

@Wood: Agrego que en la onda habitual de carecer prácticamente de sentido:) Prueba con el grupo, quizás hay que ESCUCHARLO dos veces, pero luego no hay vuelta atrás y se les puede coger hasta cariño.

@Juanito Lebrel: Realmente son un vicio, empezó gustándome el Out Of Time y una vez les vas cogiendo el hilo a la impresión inicial se hace tremendamente adictivo, en cada nota se van descubriendo cosas nuevas y eso creo que les hace tan interesantes.

@Señor Insustancial: Escuche y nos cuenta, igual se queda asombrado y piensa que estoy tarado ante ese sonido casi-acústico de dos peculiares voces y estilismo, pero de vez en cuando hay que arriesgar un poco en las recomendaciones.

@Esquimal Singular: Creo que va a requerir un poco de silencio si quiere aprovechar el video de Mary, deben de ser los tipos más alejados de ser escuchados en una fiesta de pijamas esquimala (si es que hay ***vos a quitárselo en el polo).

Disfrutarlo si os gusta. Gracias por los comentarios y un abrazo!

PD: El disco es algo difícil de localizar, aunque es posible encontrarlo a buenos precios si se bucea un poco por las tiendas más sibaritas...

Tomás Verléin dijo...

Les confieso que caí.

Los hechos sitúan a un culpable: 61&49, una víctima pura, inocente y prístina: yo mismo y un correo electrónico que debería haber llevado en el asunto: "la primera es gratis". Dentro de ese mensaje está alojada una canción del dúo éste y, sí, caí como una hoja en el otoño o como las malas metáforas en los que no sabemos escribir. Resumiendo: desde aquel fatídico día estoy con ellos bastante rato y no dejan de cansarme. Esas voces imperfectamente armonizadas, esa pensada falta de instrumentación... son un grupazo a seguir.

Yo los veo hasta majetes, de los que recogen las migas de la mesa.

Huyan del enlace puesto por el señor de los numeritos o caerán en sus redes de buena música.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Tomás, ¿no dejan de cansarte? eso no parece una buena recomendación...

Tomás Verléin dijo...

cierto es: quería decir que no terminan de descansarme, no, que no me cansan de dejarme, no...

Verdaderamente es que no me canso de escucharlos. Como dice mi abuela: no se puede estar a las tortas y a las tajadas. Gracias señor Esquimal

61 y 49 dijo...

Como Verléin es mi gemelo de manos le he entendido perfectamente; vamos, que le descansan de un descanso prolongado sin llegar a cansarle para nada para nada. Una gran recomendación, si. Desde que no le gustan los Dire Straits se cansa hasta de poner y quitar la tapa del mando a distancia...

Hablando de que son majetes, encontré este video de Out Of Time en el que se descojonan mientras cantan "What's the different when you're living like you are now,
suck a strangers dick just trying to make some money to survive" cuya traducción la dejamos aparcada por estar en horario infantil.

Un abrazo par (Verléin y esquimal que se toca (como todo el mundo)).

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Algún día me vaís a tener que contar cómo hacéis eso de enlazar cosas en los comentarios.
Por otro lado, sepan ustedes que no les tendré en cuenta que no les gusten los Dire Straits, a fin de cuentas Verlein tiene razón y son tristunos, mientras que ustedes siempre se han caracterizado por la alegría y el cafrerío (en el mejor sentido claro). Vamos que no les veo yo muy compatibles.
A cuidarse, que la primavera la carga el diablo.

Tomás Verléin dijo...

@ Esquimal

Para lo del enlace, ponga usted: " href="http://gabbarock.blogspot.com/"" sin las comillas de fuera y tendrá un bonito enlace con su lazo y todo.

De lo demás, gracias por no tener en cuenta mi no afiliación al grupo del señor de la cinta. Uno tiene sus manías y no les puedo aguantar. Sí, para mí son los perros pachones del rock. Aunque también nos gusta la música tristona, tipo Eliott Smith, que era un especialista en subir la moral de cualquiera.

Cuídese

Tomás Verléin dijo...

sin las comillas y sin el href, que me pasé de listo

61 y 49 dijo...

Vaya por delante que agradezco todos los comentarios y elogios, pero el titular de esta entrada era bien claro y nadie se ha dignado a pedir el número de cuenta para ingresar la pasta.

La próxima vez tendré que hacer un llamamiento a la táctica "envíe un euro a hombre arrepentido apartado garajeland.desenganchado.bancaja.com"

@ONANISTA: Es cierto que ponemos pocas cosas tristonas (salvando el de Nick Drake, no tenemos término medio), supongo que eso lo dejo para mis momentos introspectivos. Casi prefiero compartir algo alegre en el garaje (si es que en el fondo debería ser un hippie de los sesenta, ahora mismo me compro una camisa de flores y flecos psicotrópicos). Un abrazo.