miércoles, 4 de marzo de 2009

¿Una secta llamada R&B? Habría que estar loco para no ingresar en ella


Downliners Sect

Cuando uno se acuerda de los Rolling Stones se imagina un pedazo muy importante de la historia del Rock, con todo lo bueno y todo lo malo de morritos y compañía. Pero hubo un tiempo en el que éstos no eran ni los más famosos, ni los más ricos, ni los más buenos, ni los más guapos (bueno, a lo mejor esto sigue igual); simplemente eran uno más, en donde la sana competencia entre los grupos era saber cual era mejor, más salvaje y original utilizando menos luces, artificios, giras en las que se cuentan tráileres con una hoja de Excel pero en donde primaban las buenas canciones por encima de cualquier otra cosa. Esta situación era la que vivían en Londres a principios de los sesenta, donde un buen puñado de grupos se refugiaban en el círculo de R&B que encumbró a los Stones pero que dejó a otro de un salvajismo comparable a los Pretty Things llamados Downliners Sect.

Todos sin tocar y uno que no se entera, el batería. De verdad que es que siempre son los mismos...



El grupo se formaría en lo que Rob denominaría en Alta Fidelidad como “un cagadero de la periferia de Londres” llamado Twickenham. Michael O'Donnell (conocido en el gremio como Don Craine) que es un guitarrista obsesionado por el Blues entra en una banda llamada The Downliners, a la que en breve le haría una limpia de personal digna de un buen día del Señor Burns, tanto es así que el propio Craine, que empezó como guitarrista, pasa a ser cantante; el batería y fundador Bo Dilley termina fuera del grupo y es sustituido por Johnny Sutton, al igual que los respectivos bajista y guitarrista, siendo éstos sustituidos por Keith Grant y por Terry Gibson.

Aseguramos que había público, pero Ramón García y Ana Obregón decidieron irse a dar las campanadas, un cuatro de Abril



Puesto que en sus primeros conciertos ya causaban sensación en Twickenham el grupo se tenía que desplazar hasta el centro de Londres para dar un salto de calidad que diría algún contertulio de Carrusel Deportivo. En cada viaje, los miembros del grupo tenían que ir desmintiendo la participación de Craine en Jara y Sedal, pues su gorra de cazador al estilo Sherlock Holmes era motivo de diversas preguntas bienintencionadas. Pese a que el resto del grupo se puso mohíno ante semejante prenda, el tiempo daría la razón a Craine, que no quería enseñar el cartón pero fue su gorra de cazador trasnochado la que se convertiría en un sello identificativo de la banda. Al igual que Twickenham, los conciertos en su local de residencia del West-End eran salvajes e inspirados, por lo que era cuestión de tiempo que un sello independiente como es Contrast Sound se fijará en sus elegantes botines y les contratará para grabar un EP, que contendría cuatro versiones de las grandes obsesiones del grupo: el “Shame Shame Shame” de Jimmy Reed, “Beautiful Delilah” de Chuck Berry, “Nursery Rhymes” de Bo Diddley, y hasta un “Green Onions” de Booker T and the MG´s.

Durante estos inicios de los sesenta, el R&B es todo un filón para esos grandes entendidos musicales: los ejecutivos de las compañías musicales. Firmando para Columbia graban otro par de singles, el primero con una versión de “Baby What's Wrong” y una composición propia: “Be A Sect Maniac” en la que incorporaron al grupo a un músico cuyo instrumento fuera bien manipulable, el armonicista Ray Sone; el segundo con un poco más de éxito que contendría el “Little Egypt” (hecho popular por los Coasters) y “Sect Appeal”. Sería un buen augurio que el Single les diera a conocer, puesto que es 1964 y publican el que sería su LP de debut, “The Sect”, basado principalmente en versiones del Blues de Chicago que se gastaba por Chess pero con el particular sentido del grupo para embrutecer e incendiar el R&B más clásico en pura energía pre-punki, con un añadido músico de sesión llamado John “merodeo por el fondo” Paul Jones.

En alguna de las bodas a las que he ido suele a ver un grupo muy parecido fuera de la iglesia. En el que me incluyo.



Poco después de acelerar las guitarras en su primer álbum tocaría enfurruñar a los de la BBC solo un año después (ya en el palpable 1965). La culpa es de un Ep con el ya tradicional título auto-referencial (“The Sect Sing Sicks Songs”), en el que se incluía la canción “I Want My Baby Back”, una obra maestra que hubiera firmado el mayor especialista de humor negro y que hizo que la BBC los llamará macabros, sombríos y facinerosos. Pese a las obsesiones del grupo por el R&B, el grupo empezó a picotear en otros estilos, materializándose en el segundo álbum, “The Country Sect”, del que dicen los expertos que es uno de los primeros discos que mezcla el Rock con el Country.

Hay que recolocar la chaqueta de cuadros, el pantalón de cuadros y la gorra de cuadros en un mismo indivíduo.

A partir de este segundo disco el declive del grupo fue una constante. Ayudados por el poco éxito de su mezcla de Rock Folk que no debió de resultar muy atractivo ni para los aficionados al pujante R&B ni para los puristas de los sonidos camperos. Lo cierto es que el último LP “The Rock Sect's In” se publicó en 1966, con la curiosidad de que una canción fue escrita por Lou Reed y John Cale, pero por esos años muchos empezaban a elegir a la psicodelia, las cervezas de la garrapata roja y las camisas de perfil hipnótico. Craine hizo una nueva intentona con algún single bastante decente (que creo que hemos incluido en el recopilata para descargar), pero su última grabación sería “I Can't Get Away From You” en 1968.

Como diría Tomás Verleín cada vez que se toma un Nesquik con cuatro cucharadas y media: “Esto ha sido un viaje rápido pero intenso”. Ya saben, acompañen al grupo con un buen refrigerio, que pocas veces encontrarán una secta tan adictiva…y con muchos menos gastos de mantenimiento!

Por birlibirloque de la vida, dejamos un recopilatorio completamente subjetivo con singles de los Sect, sobre todo de sus primeros años y que se pueden encontrar en el recopilatorio de Singles A´s & B´s. Para saber más sobre los tipos más salvajes del R&B no duden en visitar el garaje de Pablo “Pochola” Cazorla, no necesita que lo ordenen puesto que cuenta con un buen surtido discográfico y si la gente se porta bien es capaz de organizar una barbacoa en la puerta en menos tiempo que dura The Witch. Una página imprescindible para conocer el grupo y el mundo garajero más dicharachero.

contraseña: peluquin

>>>Pincha y Sectariza<<<


9 comentarios:

Pepo dijo...

Me declaro fan de este grupo, precisamente estos últimos días he escuchado bastante "Country Sect", y por mucho que los de allmusic se empeñen en valorarlo con dos raquíticas estrellas es un disco enorme.

un abrazo

El rey lagarto dijo...

Te doy toda la razon, pedazo de banda... La cantinela de siempre, muchos grupos de la epoca van quedando en el olvido. La historia es un tanto despiadada... Como caso mas destacable los nombrados The Pretty Things.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

¿Que difícil es ponerle al mismo tipo las prendas de cuadros no? Mira que pincho con el ratón para arrastrar la gorrica y la camisa y no hay manera, no se mueven de su sitio.

Señor Insustancial dijo...

Abiertamente a favor de que este grupo sea directamente santificado y jamás encerrado en las cárceles del rock...o sea, el parque.

61 y 49 dijo...

@Pepo: Allmusic tiene algunos fallos inexplicables, pero este me sorprende muchísimo. Pasa que el primero sea más valorado, pero es que dos estrellas es un desprestigio para un gran álbum. Hasta las Spice Girls tienen más estrellas! debe ser que nosotros jugamos en otra liga. ¿No será que el tipo se equivocó de botón en la casilla de la estrella?

@Rey Lagarto: Es una pena la verdad. Esta sección (que se prodiga poco) la llamé Surcos Perdidos, pero en mi opinión ninguno de los grupos incluidos debería haber pasado por aquí. Quizás los Pretty Things mantienen algo más de respeto, pero me parece muy poco para un grupo que debería ser bastante más reconocido a día de hoy.

@Esquimal Onanista: Prepararé un programa tipo Flash para que se pueda vestir correctamente a los autores de “I Want My Baby Back”. Fíjese que hasta me planteo calzarme una gorra a lo Craine, pero mi trabajo solo me permite llevar una blanca y dura que proteja de un ladrillo. Maldita sea. Mierda de Profesión.

@Señor Insustancial: Lo que espero y deseo es que hablar de grupos así sirva para que no acaben en un cementerio. Pero sobre todo, que no lo hagan en el cementerio viviente que es en lo que se ha convertido Telemadrid y que tan bien describiste (http://mividainsustancial.blogspot.com/2009/03/telemadrid-mon-amour.html). Madre mía, no quiero ni pensar en un programa de música presentado por Curry Valenzuela, animado por Siro López y bailado por Fernando Sánchez Dragó.

Un abrazo a todos y gracias por la visita.

Anónimo dijo...

Me uno a las alabanzas de este inmenso grupo. También estoy unido a esta secta desde hace algún que otro año.

61 y 49 dijo...

Hola señor OBNI (objeto blogeador no identificado). Es una grata noticia que la gente se apunte a sectas tan sanas, pero huya de todas aquellas en las que le canten algo como "na na na na na na liiider", que seguro que termina apoquinando sus ahorros.

Gracias por su buena voluntad y visita. Saludos.

Pablo"Pochola"Cazorla dijo...

Exelente reseña! ! y muy pero muy buen post, esta banda lo tiene mas que merecido, si caraj..

Bueno amigo, aprovecho la oportunidad para saludarlos,
un poquito de material de la sectilla aca

http://mza-garage.blogspot.com/search/label/The%20Downliners%20Sect

http://mza-garage.blogspot.com/search/label/Don%20Craine%27s%20New%20Downliners%20Sect

saludos desde Mendoza

61 y 49 dijo...

Hola Pablo Pochola, se agradecen tus amables palabras. Aunque lo diga ya por xxxxx vez, el garage music y el resto de tus blogs son realmente una visita esencial.

De verdad que se agradece la visita y los enlaces, te mandamos un saludo desde Madrid agitando las manos, y como somos dos en este blog (y si las cuentas no me fallan) serán unas cuatro manos saludando.