jueves, 27 de marzo de 2008

Verdades como puños, mentiras como pianos ( I )

En esta sección (como notarás querido lector, las secciones, en garajeland surgen como las arizónicas en las fincas campestres, otra cosa es que tengan continuidad) queremos hacer un compendio de todos esos rumores, chascarrillos, comentarios musitados al oído, verdades inconfesables. En definitiva, vamos a intentar descubrir de una vez por todas si todas las leyendas urbanas del mundo de la música son reales, casi o mero infundios. Para ello utilizaremos las más variadas técnicas, desde una investigación tipo Pedro J. Calvorota hasta preguntar a nuestras respectivas abuelas, que como todo el mundo sabe, son sabiduría con patas.



¿Quieres saber si el hermano gemelo de Elvis Presley en realidad tomó la identidad de Phil Spector que lleva gafas de sol porque es fotofóbico, cosa que sabía Sonny Boy Williamson II, pero no el primero, porque estaba más ocupado en buscar las guitarras que le robaron a Keith Richards en 1971, que a su vez había grabado con Muddy Waters canciones en los años 60 en una pausa del verdadero trabajo de Muddy: pintar los estudios Chess. Todo esto mientras Frank Zappa estaba sentado en el water? Pues agarraos a las polainas.



1.¿ Es verdad que unos músicos han grabado más números uno que The Beatles, The Beach Boys y Elvis Presley juntos?



Nuestro Veredicto (homenajeando este gran programa): totalmente cierto. Se llamaban The Funk Brothers (o al menos ese es su mote) y fueron los músicos de sesión de la Motown de 1969 a 1972. Estos buenos señores grabaron auténticas maravillas como My Girl, I Heard Trough The Gravepine, Baby Love de las Supremes o Papa Was a Rolling Stone de los Temptations. Su aportación a los éxitos de la discográfica de Detriot es increíble y poco conocida, pero fueron ellos los que empezaron a grabar con dos o más baterías al mismo tiempo para crear una base rítmica apabullante o a los que pensaron que eran una buena idea utilizar cadenas para la nieve como dar un toque característico a 'Nowhere to run' de Martha and the Vandellas





La historia de de estos buenos hombres está contada en la película 'Standing in the shadows of Motown' de Paul Justman (busquen en la sección de DVD del Fnac para que les digan que está agotada y después pasen por la mula).

Porcentaje de certeza: el máximo, esta historia es más cierta incluso que esa otra que dice que todo el mundo tiene un mote (o dos). Digamos que en Motown se juntaron el hambre (el tradicional complejo 'actorsecundariobob' de los músicos de sesión) con las ganas de comer (el puño de hierro de Berry Gordy Jr. al frente de la Motown impidió a los músicos aparecer en los créditos de los discos hasta el What's Going On? de Marvin Gaye, por cierto, otro número uno). Aquí tienen las pruebas



2. ¿Ha producido Steve Albini todos los discos de los años 90, incluidos los de Emilio Aragón y Jezulín?

Nuestro veredicto: no lo sabemos, es muy difícil de asegurar. Porque una de dos: o el señor Albini tiene clones desperdigados por estudios, grupos y alrededores o cuenta con un par de brazos extra que simula mover cual Martin Landau en Ed Wood. Como se me acusa de poner unas entradas muy largas, pues me aprovecho de nuestra querida Wikipedia para colar toda la lista de proyectos (como productor o guitarrista de Big Black o Shellac), aquí la tienen, el tío trabajar, no trabaja mucho.

Steve Albini (Prefiero no pensar en el tamaño del bic que se necesita para rebobinar esa cinta)

Porcentaje de certeza: muy bajo. Más o menos el mismo que hay en que un político no bese a un niño en un mitín. No obstante y pese haber producido a Pixies, Nirvana o a Low, Steve no será nadie hasta que meta mano al próximo éxito de Melendis.




3. ¿Otis Redding grabó su versión de Satisfaction diez minutos después de escucharla por primera vez?

Nuestro veredicto: Conociendo la bestia parda que era el bueno de Otis, como se las gastaban en Stax por aquella época y que la fuente es Steve Crooper, nos lo creemos a pies juntillas. Por lo que contaba el guitarrista de Booker T and The Mg's, Otis necesitaba una canción más para completar álbum 'Otis Blue' (por cierto, vaya joyita) y que alguien sugirió Satisfaction que como diría el abuelo de los Simpson, "otrora estaba muy de moda". Redding no conocía la canción y pidió un disco para escucharla. Diez minutos después la estaba grabando dotando a la versión de más fuerza si cabe que la original, en sólo un par de tomas y añadiendo los arreglos de vientos que Keith Richards siempre oyó en su cabeza mientras componía la canción. El resultado es que es imposible llevar el ritmo de la canción con la voz de mejor manera. Nota curiosa 3.456 acerca de esta versión: dicen que cuando Mick Jagger escuchó el resultado final de la versión y se enteró de cómo se había grabado el tema se cayó de la silla en la que estaba sentado. Otis era un profesional del cante, como la Pantoja vaya.

Porcentaje de certeza: tipo "palabrita del niño Jesús". La historia siempre ha hablado de la profesionalidad y la capacidad del señor Redding para atacar las canciones mezclando fuerza, desgarro y precisión en las dosis justas. Nosotros no somos nadie para negarlo, pero no obstante hemos hablado con un amigo del primo segundo del hermano del técnico de sonido que grabó la sesión de Otis & cia y él nos ha dicho: "Sí". Como para dudar...


Vuestro amigo en el tiempo, Tomás Verleín