lunes, 25 de febrero de 2008

No veas la película, escúchala


Curtis Mayfield - Superfly (1972)

La historia ya viene de largo, por el año 1958 curtis empezó a cocinar algunas de las mejores melodias Soul de los sesenta con los Impressions. Formados en Chicago, se les considera la piedra filosofal del R&B por aquellas tierras, el grupo se mantuvo en activo hasta 1983, pero la espantada de Mayfield en 1970 les dejó sacando discos bastante más flojeras.

Una vez el moreno de Illinois rompió con este grupo empezó su carrera en solitario componiendo el himno oficial del Funky "Move On Up", ya por esta época se empezó a destilar el Blaxpoitation, esas películas negroides con un montón de pistolas, pantalones como los de María Isabel o Yonkis y traficantes; como respuesta a las películas españolas que empezaron a hacer Esteso y Pajares. Pero si algo bueno dejó todo este movimiento cinematográfico fueron unas cuantas bandas sonoras de artistas tan potentes como Isaac Hayes y Melvin Van Peebles en el sello Stax o Curtis Mayfield allá por Chicago, esa clase de gente que preparaba canciones que dejarían al viento la otra teta de Janet Jackson y todas sus desnatadas seguidoras, con un montón de dosis de Funk y Soul.

Así pues, llegados a la grabación de Superfly te pegas el primer tortazo escuchando "Little Child (Running Wild)" y después te quedas con las ganas de aprender a tocar el bajo con "Pusherman", esa canción que deberían poner en las aulas españolas para que los niños aprendan a decir camello en inglés. Sigues con una de las piezas clave "Freddie´s Dead" y te siguen atacando orgias de metales y vientos acompañadas de la voz de Curtis, ningún tema defrauda. Llegados al final, el festín, "Superfly", un single de oro que llegó a ser número ocho en las listas americanas. Todo el disco queda condensado en treinta y cinco minutos, que te dejan con ganas de más. Como premio de consolación te puedes hacer con la edición doble, donde encuentras los spots publicitarios de la película (siempre con la voz de Curtis), versiones instrumentales o la jam session tan interesante que puedes escuchar un poco más abajo.


Ningún disco me produce tanta satisfacción poníendome unos buenos cascos y lanzándome a la calle en un paseo nocturno, andanzas que no aprobaría mi abuela preocupándose por mi integridad física.

Después de Superfly, Mayfield siguió sacando discos (aunque su cota más alta la alcanzó con este) hasta que una torre de iluminación fue apagando lentamente su vida. Es muy posible que existan religiones que te llevan al cielo, pero escuchar la voz de Curtis me hace pensar que va a ser un buen día.

En el siguiente video, puedes ver las maneras de las películas blaxpotainadas (gafirulas gigantes, pelo afro y casi nada de drogas). Aunque lo creas, al protagonista no lo vas a encontrar en el mercadillo de los martes en tu barrio.




Ir arriba