miércoles, 13 de febrero de 2008

El motín de los Clash


The Clash - The Clash (1977)

Seguramente muchos dirán que el mejor disco de los Clash es el London Calling, y probablemente tengan razón, pero sería injusto tratar antes el disco que cualquier modernillo lleva la portada en su camiseta que éste, aunque sólo sea porque una de sus canciones da título a este bloc. También se puede hacer caso a uno de nuestros gurús, Nick Hornby, y decir que ya no tiene el mismo sentido la escucha del disco en 2008 que allá por el 77.

Pero de lo que no cabe duda es que este es el trabajo más completo de la primera ola de punk británico. La banda luego se iría por otros derroteros pero en este álbum dejaron claras sus intenciones. En los Clash cabía mucho más que en otros grupos de la época, no sólo por incluir una composición de Lee Scratch Perry en el disco (por cierto, se grabó porque vieron que la duración de LP no llegaba a la media hora, y que mejor que un buen relleno de seis minutos), sino que en el saco además de entrar el punk ramonil cabían melodías pop, el reggae o el dub, ahí es donde reside todo el encanto.

Aquí cada tema tiene su historia, lo cual les alejaba un poco del anarquismo de las letras de los Sex Pistols. En “Career Opportunities” se habla del paro que afectaba a los ingleses por aquellos tiempos de antaño, “London´s Burning” se refería a la calaña política británica y en “White Riot” hablaban sobre un famoso altercado entre caribeños y policías en el carnaval de Notting Hill, en el cual acabaron Jones y Joe Strummer tirando ladrillos de cerámicas La Oliva a la policía metropolitana londinense.

“Garageland” es una historia aparte, grabada en honor a un periodista de New Musical Express, que opinó después de verles en uno de sus primeros directos que esta banda de garaje debería quedarse ahí mismo, dejando la puerta bien cerrada y el motor en llamas, seguramente el tal Charles Shaar Murray esté charlando telepáticamente con el tipo que rechazó a los Beatles.

Joe Strummer mirando el peinado de Álvaro Benito

Un álbum imprescindible, además, si no eres de los que compran discos en el Carrefour o descargas la discografía completa del Sueño de Morfeo puedes conseguir la edición americana del disco, que como pasaba en los sesenta te encuentras con distintos temas que en la edición inglesa, en este caso no es una jodienda donde solo encuentras alguna variación, sino que todo el contenido dista bastante de la edición británica.

Ya sólo queda abriros una cerveza fría, pelar unas almendras y fastidiar a la vecina que os despierta los domingos por la mañana con los grandes éxitos de Rocío Durcal… ¿o esto sólo lo hago yo?

Valga el ejemplo de como se las gastaban el cuarteto imperdible por aquella época en el siguiente vídeo, donde no esperes encontrar a los miembros punkis de Pignoise entre el público.

Para ver el video pincha aquí.

1 comentario:

javiercrasher dijo...

del disco de los clash no digo nada, salvo que debieron darlo en la ensañanza obligatoria!

muy bueno el comentario!
queremos más punk!!
saludos