viernes, 29 de febrero de 2008

Caerás lentamente


Once (2007)


No es que seamos unos aprovechados y hayamos esperado a que esta película gane un Oscar para que hablemos de ella. Pero tenemos defensa si lo piensas.

Ya hace algún mes que vimos esta película irlandesa, y no salimos del cine diciendo "como mola mi pistola", porque con buen criterio pensamos que si lo decía Bardem en algún momento importante lo iba a poner de moda. Lo que si es verdad es que casi al instante se convirtió en una de nuestras películas favoritas del año, la sinopsis no la vamos a contar que para eso hay otra gente, pero si te gusta la música la película no defrauda, todo su argumento gira en torno a la composición de canciones y el estado anímico por el que pasan los dos protagonistas para componerlas, y es que no todas las películas buenas van a ser las cuartas partes de Alien contra el Predator o contra Llamazares.

Además nos cayó bien el protagonista irlandés (Glen Hansard), que se fue a esa ceremonia de la moqueta magenta con una guitarra acústica, que bien por su estado podría haber sido comprada en un Cash & Converts, y también porque demostró (si alguien piensa así) que un tipo tocando con una guitarra acústica no tiene que ser el tío más soso del mundo, traducido al castellano Alex Úbago o Fran Perea. Como ejemplo de sus maneras, puedes escuchar una de las primeras canciones que toca en la película, dejando sus cuerdas vocales bien calientes en una calle dublinesa para recibir un suculento premio de veinte céntimos.


La recomendación para afrontar la película es recurrir a la versión original, aunque es posible que ya esté casi desaparecida en los cines, puedes coger el camino cutre, y bajarla de la mula, con esa calidad tan excelente que ofrecen los divx de sonido malo, calidad de imagen tacaña, o viceversa.

En próximas ediciones estudiaremos detenidamente la carrera del grupo irlandés de Hansard, The Frames, que aún estamos en asimilación de su discografía. Lo único que podemos decir es que por tierras castellanas se ha prodigado poco su escucha.


Ir arriba