martes, 2 de junio de 2009

Cortinilla de Estrellas: Mark Renton y Lust For Life de Iggy Pop

Tommy: "¡Inútil hijo de perra!... ¡Así me llamó la tía! O yo, o Iggy Pop, tú decides."

Mark Renton es, digamos, un pequeño aficionado a la heroína y a los pequeños placeres de un recetario de la Seguridad Social. Spud es un gran aficionado a ciertas vitaminas que auguran un fluido lenguaje vocal pero no corporal. Sick Boy podría hablar largo y tendido sobre Sean Connery, y es capaz de relacionar a éste con la carrera en solitario de Lou Reed (simplemente caca). Ambos tres se ponen en forma mientras corren al ritmo de Lust For Life perseguidos por estirados vigilantes de seguridad del Simago de Edimburgo. Del otro lado está Tommy, el verdadero fan de ese icono oxigenado llamado Iggy Pop, un supuesto chico sano cuyo principal lema nunca sería la lujuriosa vida del genio de Detroit. También está Begbie, pero es un puto psicópata.

Momento cumbre de una conversación que todo hombre debería tener: Hablar de fútbol


El destino hizo en Trainspotting que Tommy, un chico sanote, alma de un equipo de fútbol repleto de leñeros y un portero tan tarado como Paco Buyo; un chico sencillo, rubiales y bondadoso cuya mayor afición es simplemente la de zumbar con su novia se convierta en el principal fan de un personaje como Iggy, que se mutilaba en los conciertos, se bebió hasta el agua de los floreros y que seguramente su paso por Escocia fue para saludar a algún amigo esquivajabones, mortal enemigo para la gente de Edimburgo, que vivían a principios de los años ochenta la mayor plaga de Sida de toda Europa.

Sick Boy analizando la carrera en solitario de Lou Reed y Frankie Begbie tiene gusa

Por su parte Renton decide buscar refugio en Londres a salvo (o no) de la presencia de un tipo de los que no se calientan fácilmente como es Frankie Begbie. Muy conocido (puesto que ya hablamos aquí de él) es el retiro espiritual y voluntario de Iggy en Berlín, desenganchándose de toda sustancia química que pudiera tener una botella de Micolor. Allí se ocupó junto a Bowie (en proceso además de recuperar algo de tono en su epidermis) de ir a comprar juntos a la farmacia y de grabar el debut en solitario de la Iguana. Un álbum que esconde joyas como la socarrona “Fall In Love With Me”, ese viaje que nos pone más que viajar en un avión junto a Melendi, “The Passenger”; la pegajosa y pegadiza cual clorometiazol “Tonight” o ese toque pop disfrazado de chulería e ironía llamado “Success”. Por estas cosas por el estilo, Tommy idolatra a Iggy, hasta tal punto que una mala colocación de una cinta de video y dejar colgada a la novia por un concierto en el que la entrada ya estaba pagada le deja más tirado que los votantes de Eurovisión a Soraya. Caído en la oscura depresión, con la inestimable ayuda de Rents, Tommy terminaría su andadura por toxoplasmosis, enganchado a todo lo que se pudieron quitar Bowie e Iggy en las sesiones de grabación Berlinesas y con un triste final para la única persona sincera de toda la película.

¿De verdad nadie ha tenido un amigo con un poster de Raw Power y una pelota de plástico para jugar en su casa?

Aunque Diane y algún joven más piense que Iggy Pop está muerto, no lo está, seguramente es un auténtico milagro de la naturaleza que siga vivo (o eso pensamos muchos). Publica discos de vez en cuando, aunque ya no lleguen al nivel de Lust For Life, e incluso hay gente que asegura que le vio vivo en su última gira con los Stooges. Mark Renton también sigue vivo, pasó un tiempo en Amsterdam después de darle el palo a sus supuestos colegas. Frankie Begbie ha salido de la cárcel, y corre el fundado rumor de que le tiene ganas, tendrá que andarse con ojo.

servidor: rapidshare. contraseña: peluquin

Pincha & Entrégate a la Lujuria



12 comentarios:

WOOD dijo...

Querido amigo 61 y 49: sobre la historia he perdido un poco el rumbo, sobre todo con lo de Tommy y Paco Buyo. Respecto a Trainspotting es una de mis pelis preferidas de mi particular top10 contemporáneo. Y de "Lust for life" decirte que después de tantísimos años no ha dejado de gustarme. Ahora no recuerdo como se titulaba una semibalada de este disco de Iggy Pop que me tenía atrapado. Creo que no era ninguno de los temas que reseñas. Abrazo.

61 y 49 dijo...

Lo sé Wood, lo siento, lo entiendo, y no me extraña que se haya perdido. Intentaré afinar un poco más para la próxima. Últimamente ando un poco espeso y como ya no tengo el ordenador con el que escribía Ana Rosa se ha visto mi falta de ideas.

Trainspotting es de mis pelis favoritas, por su ritmo y por sus frases para la posteridad (con un poco de locura he metido un par en el archivo de descarga). El libro también me gusta, en el cual destaco la labor del señor traductor, Federico Corriente se llama, dignifica el oficio y uno aprende cosas.

La balada creo que es Turn Blue, una gran canción. La verdad es que casi todas tienen algo especial.

Gracias por el comentario. Un abrazo.

Señor Insustancial dijo...

Como Ewan McGregor se niega a trabajar con Danny Boyle, y a volver a interpretar a Renton, nos quedaremos sin ver la segunda parte de Trainspotting titulada "Porno". El libro está muy bien y, curiosamente, imita un poco el tono del Trainspotting cinematográfico y se aleja bastante de la primera novela.

Irvine Welsh es uno de mis escritores preferidos y luego está Iggy, oh, Iggy...qué grande. Gracias por el enlace,

Un saludo.

Diving Dwarf dijo...

Deliciosísimo post, blogger de los guarismos. Me encanta Trainspotting, y su visión (exagerada en lo cuantitativo, pero acertada en lo cualitativo – vaya frase de contertulio de Sanchez Dragó que me ha quedado) de cierta parte de la juventud británica. Iggy Pop me la trae al pairo, pero su Lust For Life, The Passenger, y otra que no me acuerdo, me gustan especialmente.

Me ha traido usted a la memoria grandes iconos del pasado: El Simago (le informo que el de Alcorcón fue antes un GALEPRIX, para mayor gloria), y Paco Buyo. Aun me pregunto cómo con semejante nombre no ha sacado usted a colación un vocablo ya en desuso como es palomita.

Desde la FAD queremos recordarle que con su alusión a los componentes estupefacientes del Micolor, está usted generando un efecto llamada a todos los rehabilitados de Proyecto Hombre para que se esnifen el Wipp Express. La oleada en Urgencias está haciendo temblar al mismísimo Güemes.

Buen fin de semana,

El Enano

61 y 49 dijo...

Hola a todo el mundo.

@Señor insustancial: Tengo en mi pila de cosas pendientes (que ya alcanza a la casa de la vecina del quinto) leer Porno, quizás es un buen momento, aunque quería esperar diez años desde que leí la primera parte. Supongo que a la excelente relación McGregorio-Boyle se uniría la pasta que pedían el resto de politoxicómanos actores.

Después de leer el libró pensé (ojo, como aficionado) que grande el tipo que ha adaptado la novela. Después se le acabó la imaginación o algo así, porque los posteriores trabajos de John Hodge dan que pensar.

@Diving Diminuto: No soy lo más de lo más de la Iguana, si bien este disco si me gusta especialmente. No tanto su supuesto gemelo, el muy oscuro en mi opinión The Idiot, que creo que no resiste la comparativa con la lujuria ni de lejos.

No recordaba lo de Galeprix, tremendo, a lo mejor Tomás que es más de la zona y más veterano que yo si hace memoria.

Espero que no me hagan caso en dicho proyecto, en cualquier caso siempre recomiendo algún detergente de la marca HACERDADO, habitualmente con componentes químicos mucho más puros.

De portería a portería guarrería.

Gracias por vuestro paseo hasta aquí y un abrazo.

WOOD dijo...

Acabo de escuchar "Turn blue". Después de tanto tiempo, que barbaridad. Abrazo.

Diving Dwarf dijo...

Lo de incluir 2 cortes de Trainspotting en el disco ha sido casi tan memorable como lo de "De porteria a porteria guarreria".

Discrepo con lo de "solo gilipollas". Eso sucederá mucho antes de lo mencionado. Estoy hablando de acortar ese periodo en 2 o 3 órdenes de magnitud.

61 y 49 dijo...

@Wood: Cosas que consigue la música que diría aquel. Olvidas una canción y cuando vuelve a sonar te traslada a vete a saber que año y lugar, incluso con esos gritos gatunos de la Iguana repitiendo “I shot myself down”.

@Diving Dwarf (blogger de los gigantismos): Deberíamos empezar a recuperar todo el repertorio de palabras futbolísticas de parque, empezando por el chupagol y acabando por culé. Me consta que los chavales de ahora dicen algo así como "ntncs l XAKI jeje s OsTio y tdS ns examos 1s RiSaS XDXD jeje", acortando de manera exponencial las proféticas palabras del amigo Renton.

Agradecidas palabras las vuestras. Abrazo.

Tomás Verléin dijo...

Sólo escribo aquí por mi honor mancillado (del pedazo de post que se ha currado mi compañero no hablo. Es cierto que tiene cierto nivel de: "pero qué demonios está diciendo?", pero no se le puede tener en cuenta, porque está con exámenes y no vean ustedes como se las gastan los señores de la topografía).

Lo del honor es a raíz de esta declaración: "No recordaba lo de Galeprix, tremendo, a lo mejor Tomás que es más de la zona y más veterano que yo si hace memoria.". Te recuerdo querido amigo, que sólo soy 5 meses más viejo que usted. Salvo que de repente se haga sietemesino o me vuelva a sacar a colación lo de que usted se quedó en los 18 años, que ya no cuela, que tiene más barba que el capitán Haddock.

Respondiendo a la duda planteada, no tenía ni idea de lo de Galeprix, supongo que por esos años yo todavía vivía en el parque mayor y no en el Manhattan de Alcorcón. Preguntaré a mi hermana, más versada en la época de entreguerras.

Como el del gayrismos (I mean, guarismos) siempre se adelanta a mis jugadas - como Homer con el pepinillo-) no he podido recordar a todos cuando lo más importante de jugar o no una alemán (imprescindible la no correspondencia entre género) era si había o no culé, así sólo puedo decir: "chapa a la cune".

Qué grandes son todos ustedes, por el amor de Chuck (Norris)

61 y 49 dijo...

Don Tomás: Como usted bien dice soy cinco meses más joven (y los días que descuentas a modo de tu impuesto sobre la renta). Y eso de que me quedé en los dieciocho, ¿no es cierto?, y si no, a mí comportamiento habitual me remito.

Recuerda lo del Galeprix, un tipo con tu minúsculo número de DNI (maldito Roosevelt) tiene que hacer memoria aunque a determinadas edades ya cueste. No te rías, conozco tu punto flaca.

Aún tengo apuntados a quién le debemos un culé en condiciones, pensabas que se iban a hacer con una pelota de plástico, pero tengo preparado un Mikasa que he inflado en la gasolinera de tu barrio.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

La peli ésta me moló mucho en su momento, sobre todo el momento en que el begbie ése tira una jarra desde el piso de arriba de un pub y luego baja y grita a todo el mundo diciendo que va a descubrir al hijoputa que la ha tirado... pocas veces me he descojonado más y pocas he escrito un comentario con menos comas que éste.
Dios les guarde muchos años a ambos los dos.

61 y 49 dijo...

Me acabo de dar cuenta de que su comentario se ha hecho a la vez que el mío, ¿igual por eso fallan las comas?

Vaya escena la que describe: Primero Begbie contando que estaba jugando al billar como el puto Paul Newman. Después la historia real contada por Tommy (“Begbie estaba jugando absolutamente de culo. Tenía una resaca tan bestial que casi no podía sujetar el puto taco, no digamos meter una bola”). Y finalmente Begbie dejando la navaja en la mesa y frotándose las manos ante la gresca que iba a montar.

Que Dios guarde su presencia por estos lares Esquimal, a nosotros hace tiempo que no nos dice ni mu. Un abrazo.