jueves, 28 de mayo de 2009

Contacto con tacto (X): The Sweet Vandals


Sala Caracol (Madrid) - 22/05/2009



Antes de nada, avisad a nuestros queridísimos lectores (imagínenme con acento de Carmen Sevilla), de que esta crónica va a ser tan tan positiva que puede parecer que:

a) Nos han untado a base de bien con jamón ibérico, tapas al por mayor y la mayor variedad de cerveza nunca vista en las destilerías Duff (incluida la antisarro).

b) Nos han untado a base de bien con jamón ibérico, tapas al por mayor y la mayor variedad de cerveza nunca vista en las destilerías Duff (incluida la antisarro), pero como nosotros somos muy buenos no hemos aceptado nada, así que han redoblado esfuerzos en el soborno.

c) Son directamente uno de los mejores grupos en directo que se pueden ver en la actualidad.

Con esas opciones y sin levantar la ceja, les resumiremos cómo anda la cosa: A y B son más que posibles (somos chicos fáciles), C es un hecho consumado.


The Sweet VandalsLa estampita que deberían repartir en la iglesia del Funk a la salida de cada rito. ¡Qué aprenda el Reverendo Lovejoy!



Aclarada esta serie de términos volvamos a lo importante: hablamos de los Sweet Vandals, representantes de la la mejor tradición del funk, el soul y el R&B en España. Cinco músicos superdotados de talento y gusto a partes iguales capaces de seleccionar las mejores influencias de estos estilos (Funkadelic, Aretha, las pelis del Black Explotation, Curtis Mayfield), llevarlas a su terreno y poner a todo el mundo a bailar, incluidos a ceporros como el que escribe (que tras verse en el espejo mover el esqueleto se dijo: "nunca más", pero cada vez que voy a un concierto de estos muchachos de nuevo peco).


Así que, ahí estábamos de nuevo todos: los Vandals para presentar su nuevo disco, Love Lite, después de una gira por, como dirían Cab Calloway en los Blues Brothers, por Escandinava y otros continentes y el público ante una única oportunidad de ver a este grupo en una sala de buena capacidad. Esto por sí solo constituye una novedad importante, ya que normalmente para ver a los Vandals es costumbre compartir espacio personal y hasta largas cadenas de ADN con el resto de los asistentes. Como decíamos aquí, hace tiempo que el Tempo o el Junco se les habían quedado pequeños, del mismo modo que hace tiempo que dejó de ser divertido comprobar el estado de la higiene corporal del compañero de baldosa. Se agradece poder menearse a ritmo vandálico sin temer perder de vista partes de tu cuerpo engullidas en una pila de torsos.


The Sweet VandalsHe aquí el error gordo de colocación de las coristas. Pinchen y fíjense en la descompensación: señorita rubia del traje de noche con la señorita venida del Japón. Creemos fue la embajada del país nipón estudia el caso...



Abierto el telón, los cuatro Vandals que no son chica ni tienen un vozarrón de esos de dividir el mar en dos empezaron la actuación con un instrumental que ¡oh sorpresa,! es una versión del temazo de los Gaturs que mi compañero puso ayer mismo. Nos ha costado lo nuestro encontrarlo. Lucieron ese sonido compacto y brillante , pleno de groove y de dominio del tempo, que te hace pensar si no serán realmente Booker T and the Mg's camuflados en españolitos de a pie. En este caso cabe destacar que, a la habitual maestría de Santi, Yusepe y Javi (con una Ludwig color Champagne Sparkle, acabado que es pequeña debilidad de quien les habla) hay que mencionar la incorporación de otro Santi; Encargado del al órgano Hammond, último en llegar, pero con un dominio, saber estar y don de gentes con su instrumento impropio de alguien que dice haber empezado a tocar teclas blancas y negras sólo un año antes. Pueden ver que es cierto aquí (minuto 1:58) y morirse de envidia en cualquier sitio.


Tras el interludio instrumental, , Mayka subió al escenario y comenzaron a desvelar poco a poco el disco que venían a presentar. Su forma de entender la música no ha cambiado, pero han profundizado más en las raíces de sus influencias convirtiendo a Mayka en la diva del soul que es por derecho y voz, como atestiguan canciones como 'What About Love' o 'I hate to hate you', rematada con un fantástico arreglo de vientos que pudo ser recreado en directo con los mismos músicos que participaron en el álbum. Esta nueva faceta, la que incluye un tono más 'soulero', intenso, pero controlado, convierte a los Vandals en The Muscle Shoals Rhythm Section, el mejor acompañamiento musical del que nunca gozó Aretha Fraklin.


Y sin embargo, The Sweet Vandals siguen sabiendo hacer funk mejor que nadie, dos nuevos temas siguen esa senda: 'Thank For you' y 'Speak Music', ambas con unos arreglos danzarines de órgano y bajo, a la altura de ya clásicos suyos como Charlie Love. El grupo, en su segundo disco, ya ha demostrado que salta de un huso horario a otro con una facilidad inusitada. Tan pronto parece que viven en Memphis, como la siguiente vez son puro funk pegajoso de San Francisco y, en el camino parece que Carole King les ha escrito una canción, como en 'Every Woman is a Diva' (momento en el que Mayka invitó a nada menos que seis coristas para dar la réplica. 61&49 y yo tuvimos nuestra oportunidad, pero no conseguimos entrar en el traje de noche a tiempo).


The Sweet VandalsMayka o el mejor zumo de funk, soul y 'arte para regalar' a este lado del Manzanares.


Entre el nuevo disco y algunas versiones de canciones del anterior alargadas (como ocurrió con la tremenda 'Do it right') la cosa empezó a entrar en ebullición: Mayka ya bailaba por soleares, los chicos se retaban buscando el lugar adecuado para coincidir todos en misma nota. El público, mientras tanto, empezaba a levitar por lo menos. En ese momento, el concierto sólo podía ir a más y el vehículo para conseguirlo fue una incendiaria 'You're gettin it', seguido de una acelerada 'Come On Now', que coincidió más o menos cuando un cable o la junta de la trócola del ampli de Santi 'Sweetfingers' comenzó a emitir quejidos y a acoplarse. Nadie está a salvo de este tipo de mala fortuna, ni siquiera músicos tan expertos como estos, aún así lo llevaron con toda la profesionalidad posible, aunque el ruido terminó por afectarles, más aún después del acople definitivo que dejó sorda a media sala, mientras la otra media comprobaba que le había peinado a raya.


Quizás se perdió parte de la magia conseguida momentos antes, pero se consiguió remontar gracias a dos clásicos del grupo como 'I Got You Man', presentado por Mayka como "el principio de los Sweet Vandals". No cuesta mucho imaginarse cómo se compuso la canción en los primeros ensayos: una línea de Santi, un ritmo de Javi, unos acordes de Yusepe, el Hammond y luego Mayka. Algo que sólo es fácil de describir, pero que hay que verlo para entenderlo. Sea como fuere, nos congratulamos todo de que dedicaran a la música y no al curling (aunque a lo mejor se ha perdido una medalla en los JJOO de inverno, vaya usted a saber). Como colofón nos dejaron su versión de James Brown, 'Mama's got a new brand bag' con todo el mundo en el escenario: los que soplan instrumentos de viento, las coristas (esta vez organizadas por tamaño) y el inmenso talento del grupo. Brillantes y vibrantes a pesar de las circunstancias, fue la despedida triunfal de un grupo que sonar como los ángeles cualquier cosa que caiga en sus manos y que, si el mundo fuera más justo, sería lo último que escucharías antes de dormir y lo primero al levantarte.


The Sweet VandalsHale, por si no eran suficientes para jugar al Enredos (ahora Twister), se unen los tres del fondo. ¡Esto es un despiporrio!


P.D.: aunque el punto A y B quedaron descartados, si alguien quiere enviar algo a estos humildes cronistas nuestra dirección no ha cambiado: escriban a 'hombre feliz, calle Evergreen Terrace, nº742'. Aún así, que sepan que la única persona que conocemos tiene amistad con los Vandals es Efrain 'Purple Rain' y que él ya era postmoderno antes de que se pusiera de moda.




Vuestro amigo en el tiempo, Tomás Verleín

8 comentarios:

Diving Dwarf dijo...

Os juro por el salvapantallas de mi celular que llevo toda la semana acordándome de vosotros, porque no hacia mas que encontrarme carteles de los Vandals por todos los sitios.

Estoy escuchando el llutuf, e, intentando parecer fisno, estoy en disposición de aseverar que estos tipos son LOS CUERPOS CAVERNOSOS (INSUFLADOS EN SUERO) DE UN OSO GRIZZLEY!

El caso es que, al oir la inconfundible voz de esa mujerona, les he reconocido al instante como el grupo que hace el I GOT YOU MAN, que a su vez conocí en la magnífica serie recopilatoria LET'S BOOGALOO (creo que ese tema es del tercer volumen), que a su vez conocí de la mano del gurú español de los blogs del funk-groove-soul-revientapistas, el unico, inigualable y demás adjetivos propios de cualquier presentación de José Luís Moreno, MORTIMER.

No dejen de visitarlo. Se harán un gran favor.

Siento la parquedad y zafiedad de mi comentario, indigno de una crónica tan buena, pero mañana me marcho unos dias de vacaciones y tengo a una representante del sexo débil dispuesta a hacer honor de todo lo contrario si no hago la maleta en breve.

Me acabais de dar un alegrón al leer la crónica. A la próxima no falto.

Diving Dwarf dijo...

Ah! Que no fui porque estaba en El Sol viendo a El Vez rememorando los mejores tiempos de Eva Nasarre!

61 y 49 dijo...

Se echó en falta la cercanía de las salas pequeñas y el arrime pegajoso con pérdidas de líquido que suele producir uno de sus conciertos, aunque todo quedó solventado con el olor a chotuno del público en una día caluroso de Mayo y el afán por vender tres cervezas de más en la sala y tenernos un rato sin aire acondicionado.

Ellos estuvieron como siempre, o mejor, casi perfectos. ¡Qué grandes son estos tíos! Intentaré comentar algo de su último disco, otra vez grabado con medios analógicos y viejunos, lo que les hace todavía más especiales.

@Enano Grande: Por decirlo fino, fue una putada que coincidieran. Nosotros nos debemos a la causa vándala, que era presentación de disco y son unos tipos majísimos. Le avisaremos para el próximo (seguro que no tardando mucho), no creo que en vivo defrauden a nadie.

WOOD dijo...

Esperaba ansioso este prometido artículo. Visto lo leído, los valoro si cabe todavía más y ando deseoso de tener la oportunidad de verlos en directo. Abrazo.

Tomás Verléin dijo...

Hola a la tribuna de preferencia.

Contesto en riguroso orden de llegada:

@ grandísimo enano

Como diría el señor Burns: excelente. Nuestra publicidad subliminal de los vandals está funcionando a todo trapo. Lo próximo será unas decoraciones con el póster en el alce pulcro.

Sí, son los mismos que visten y calzan. Son unos bestias y lo bueno es que todos pueden y tocan con más gente como si no tuvieran que utilizar un peine para comer judias (véase biografía de Lemmy de Motorhead) y en directo su música gana trescientos millones (con un margen de error de +-0.08) de veces. Totalmente recomendables.

Gracias por la pista del señor Mortimer. Seguiremos su blog y le añadiremos convenientemente.

No se disculpe por su comentario. Está en su línea de brillantez sin parangón. Vaya, vaya usted a hacer la maleta (a este paso ya habrá vuelto) y esperemos que todo se haya llevado por el camino de la paz y la amistad, como si de un pabellón griego se tratara.

Como siempre, sus palabras son ley.

611&49

estuve tentadísimo a dedicar un saludo a nuestro querido guiri del pelo largo y las camisas hawainanas. Se echa de menos Su 'delicado' olor corporal, más la pala que sitúan en la entrada para ir metiendo a los rezagados...

@Wood

Es usted un grande. No se arrepentirá con los Vandals, un día los escuchas de manera asilada y al siguiente estás haciendo que bailas en uno de sus directos. Todo a su tiempo

Diving Dwarf dijo...

¿Donde se compra el disco de estos señores?

Diving Dwarf dijo...

Da igual, ya me he pillado el blanco y el love lite en amazon uk.

Soy asi de impaciente.

Tomás Verléin dijo...

@ Enano

Maldita sea Marty, has alterado el continuo espacio-tiempo.

Le iba a decir que se pasara por alguna tienda como Up&Beat, pero vista su desmedida impaciencia (me recuerda a mí cuando tengo abierto play.com, ebay y amazon y la tarjeta de crédito en una mano). Otra cosa que tenemos en común: el manorritismo musical. Tranquilo, pronto podremos nadar en discos cual Tío Gilito en la caja fuerte.

1 brazo