sábado, 19 de marzo de 2011

Esos encantadores australianos (1ª): The Someloves


The Someloves - Something Or Other (1989)


Los que siguen desde hace tiempo las disertaciones de este bloc tan vago, ya conocerán de sobra nuestra pasión por los Stems de Dom Mariani (al que aun no hemos exprimido lo suficiente), por el pop australiano en general, y por las australianas en particular. País y género musical que alcanzaron un punto álgido con la unión del susodicho peluquín de Dom Mariani y el pálido, pero mente y guitarra preclara, de Darryl Mather, en un grupo de producción tan escasa como imprescindible: The Someloves. Si nuestros más cálidos seguidores esperan nuestro lado más sucio y sórdido pueden esperar a que Don Verléin luzca su nueva cartera con cadena, o a que el señor de los numeritos vuelva a ponerse unos pantalones de cuero, y mientras lanzarnos un fuerte abucheo. ¡Buuuuuuuuuuarns!. Las próximas semanas el pop australiano se hará dueño de estas páginas. No descarten que alguno de ustedes pida doble nacionalidad hispano-australiana, nosotros ya hemos solicitado asilo político en Sidney, nueva patria querida.


La única foto oficial del grupo ha sido rescatada de la orla de Escuela de Buenas Domingas, protagonizada por el mejor grupo pop de siempre (y Cori Mateus)



Como ya comentaba, Someloves nace de la unión de Mariani, aún en los Stems de Perth, con un Darryl Mather que había militado en los Lime Spiders de Sidney. Lo que viene a decir, que es la unión de un grupo que fusionaba como nadie la energía del garage con el pop de briosas guitarras y otro que brillaba en el rock y que viraba hacía el Rock duro, motivando seguramente la marcha de un pájaro con tanta sensibilidad como Darryl Mather. Admirados mutuamente por sus respectivos grupos, y fascinados por otros como los Real Kids (de una de sus canciones toman el nombre de la banda) sería natural que esa unión fomentara unas tonadas dentro de los límites musicales que manejaban. Errata. El resultado es indudablemente de un pop de quilates, con sonido de guitarras cristalino y contemporáneo, y un indudable espíritu por las melodías de voces comparables a los cuatro de Liverpool, los niños de San Ildefonso y a alguno que haya sufrido a Brian Wilson en el estudio.

Tras la publicación de un single que todo el mundo debería escuchar como “It´s My Time”/”Don´t Talk About Us” (o incluso comprar si le sobra alguna decena de euros) graban su primer, y la postre de frambuesa único álbum, este Something Or Other, bajo la supervisión de un tipejo bastante espabilado en la producción popera como Mitch Easter. Un tratado de canciones de esas casi perfectas, del las que te reconfortan hasta el punto de querer mirar por la ventana con cara de buena persona, aunando el oficio que tienen los australianos para los grupos musicales y para los camiones de veintitrés ejes, con melodías de grupos muy recurrentes en este bloc: Beatles, Badfinger, Big Star, Easybeats y un largo etcétera.



The Someloves. Poca suerte con los buscadores de imágenes. Pero todo el mundo se abraza, incluso una chica y un rinoceronte.



Hay quién diría que lo que hacen estos dos canallas es powerpop. Que cada cual elija la etiqueta que más le guste, pero que siempre se ponga una rebequita si sale de noche, que luego refresca. Hay que escuchar “Melt”, quizás “sólo” un buen inicio; “Back On Side With You”, canción de suaves armonías vocales, perfectas y pulcras guitarras; “Know You Now”, un potencial single que podría ser puesto hasta la extenuación sin llegar a caer en el empacho; “Sunshine Glove” que es como me imagino que sería sentarse en el sillón más reconfortante del mundo. Canciones de dos artesanos musicales repletas de momentos perfectos, que no envejecen, y que incluso el paso del tiempo hace que cada vez suenen mejor.

Una lástima que tras sólo un álbum el grupo se fuera al traste. Darryl Mather no quería salir de gira porque éste se trataba de un grupo exclusivamente de estudio (hay quien especula con que Someloves no han tocado en directo ni el “tres hojitas madre”), Dom Mariani quería ir de viaje con la guitarra, y el sello al que pertenecen, Mushroom, dice que sin gira no les dan pasta para el siguiente álbum, y sin pasta para el siguiente disco ya no hay más Someloves para evitar que el tándem Mariani/Mather acabe como Pimpinela. Alguien podría pensar que tras la separación musical de sus protagonistas, todo acabaría en proyectos de poca alcurnia y linaje. Ni de coña.

Seguramente, los Someloves sean uno de los mejores grupos pop del Suroeste de Australia, posiblemente de las mejores melodías que han salido de las antípodas, quizás uno de los mejores discos que se han hecho en la historia, y no sigo por ese camino que me puede el sentimiento. Esto sólo son las instrucciones en tres capítulos, necesarias para pedir asilo político australiano, sólo con el primero no dudaría en hacerlo, pero quizás haya quien necesite dos más. Todo a su tiempo.


Servidor: Megaupload. Contraseña: peluquin
$$$Pincha & Other Happy Ending$$$


8 comentarios:

61 y 49 dijo...

Pueden conseguir más material de los Someloves gracias a los colegas de BeatGaragePop.

Una estupenda biografía a cargo de Pepo en su Bus Mágico.

Y algo de información en inglés en esta web.

Brazzos.

Savoy Truffle dijo...

Esto huele muy bien, powerpop del que nos gusta... si señor.
Brazzos.

Johnny Dibud dijo...

Como dice Don Trufa Primero de la Melodía, esto huele bien, es el powerpop que nos gusta. Hacía tiempo que no oía de este grupo, precisamente lo único que controlaba era un ep que está en el formidable blog de los colegaas de BeatGaragePop.

La foto de la orla no tiene precio. Oye, repasa el correo que te envié. Tengo necesidades y algunas más que se me están incrementando al visionar cierto listado. Te envío un brazzzzo necesitado.

Werty dijo...

Me gusto mucho tu blog.
En cuanto a esto, no lo conocia la verdad, pero escuche un par de cosas en youtube y auqnue no me encanto, encaran.
Nos estaremos leyendo!

vinti dijo...

Todavía convalesciente de la entrada anterior de los pieses y abrumada con el diálogo Dragó, paso a escucharlos y poder emitir un veredicto favorable en breve.
¿desde cuándo el bloc está en huelga de vagancia? A mi me parece que va viento en popa a toda vela....no corta el mar sino vuela un velero bergantín.
brazzos garajelanderos con una pizca de bowie.

Azul (MrBlue) dijo...

Ay Amigo! es que Don Mariano (en cualquiera de sus presentaciones) es cosa seria!! (yo de DM3: a muerte soy)
Abrazo!

Savoy Truffle dijo...

Pues si, también me convencen los Someloves y a hora a por los DM3 el miércoles...
Brazzzos.

61 y 49 dijo...

Llegando al límite establecido como retraso habitual respondo a todos sus preciosos mensajes

@Mesiè Trufè: Esto huele mejor que mi terraza cuando cierra el bar de abajo. Esto pierde un poco de gracia cuando se que disfrutó el concierto de los DM3, pero recuerde siempre que deje un comentario lo de "retraso habitual".

@Ministro Johnny: Queda el postre pop a tanta melodía aussie, algo que nos hará un poco más humildes a los demás, pero lo justo para diferenciarnos de los entrenadores de fútbol. Estoy remediando los problemas, y en este caso espero que no tenga que aplicar lo de "retraso habitual".

@Werty: Muy amable por tus palabras. Que encaren bien, que si lo hacen mal no es lo mismo o todo lo contrario. Si, mejor que encaren, creo.

@Vinti: El ojo que da un toque de distinción a este humilde (y quédese con esa palabra) bloc. Cuanto nos debe apreciar que no matiza sus palabras diciendo la verdad: que este velero de bloc es más bien el de las latas de bonito Ortiz. Esas que se acumulan en el fondo del armario sin que nadie sepa quien las ha comprado. Nos remite su opinión, que esperaremos ansiosos.

@Mr. Blue: Este si que merece un título nobiliario, algo sencillo (si el conde Lecquio es conde...), lo justo para que tenga que pasar un tiempo en tierras hispanas enseñando a grupos locales como sacar obra maestra tras obra maestra.

Agradecido me ando con vuestra presencia. Mil brazzos.