viernes, 18 de febrero de 2011

Caminando por el alambre melódico: The Scruffs


The Scruffs – Wanna Meet The Scruffs? (1977)


Ir por la vida siendo un hacedor de canciones pop es casi como caminar por la cuerda floja: Si no tienes cuidado y caes hacia un lado, tiendes a caer en el empalago, en la falta de frescura y en la eterna monotonía; si lo haces hacía el otro, la comercialidad más abrasiva puede hacer mella y las canciones pasan a ser meros chicles de usar y tirar, pues la sustancia se va tan deprisa como aquel chicle de natillas de Boomer cuyo sabor (y cuya goma) desaparecía como cuando lo mezclas con unas patatas fritas. Si tuviera que elegir a mi funámbulo pop favorito me asaltarían serias dudas, pero seguro que entre aquellos que se hallan ocultos tras los grandes nombres del cancionero pop se encontraría el rubiales de Stephen Burns, que caminó tan rápido por el alambre, que una escucha al debut de Wanna Meet The Scruffs? te deja noqueado durante los escasos treinta y cinco minutos de duración, de uno de esos discos que te convierte en fiel seguidor del grupo una vez lo has descubierto.


The Scruffs, funambulistas pop de altos vuelos. Afortunadamente nunca fueron contratados por el circo de Angel Cristo.


The Scruffs pertenecen a ese pequeño universo musical del que salen imprescindibles bandas sean o no tiempos difíciles para la música: Memphis. Ciudad de, entre otros, Big Star. Gracias a esta cercanía, Burns y los suyos no tuvieron que esperar a que años más tarde se empezara a hablar de ellos para absorber sus provechosos bienes. Ajenos al negocio musical, Stephen Burns junto a su mano derecha y guitarrista Dave Branyan, Zeph Paulson y Rick Branyan, entran a grabar a los estudios Ardent de Memphis (todo un signo de su pasión por las amplias influencias locales) para emular a los ídolos de los sesenta, a los citados Big Star, a los Raspberries y grabar un inmejorable debut.

Vale, es cierto que no va ser la primera vez que digo que un álbum merece ser escuchado, y poco a poco, y tras unos cuantos detalles escabrosos voy perdiendo credibilidad. Pero esta vez puede que sea diferente, y si para ello tengo que escribir vestido como el personaje de la foto adjunta así lo haré, para deleite del lector y un par de policías nacionales que ya me están esperando a la salida de casa, y no creo que sea para invitarme a Donuts. Bien, volviendo al disco, muchos álbumes derivan en otros estilos, lo cual está muy bien porque en caso contrario todavía estaríamos golpeando piedras con huesos, en este no hay medias tintas, sólo canciones powerpoperas al máximo, tres minutos veloces, si acaso salpicados por la energía punk de muchos grupos cansados de la comodidad en que estaba instaurada la música en la segunda parte de los setenta.



Como ya sabrán, este no es 61&49, pero para captar la atención viste similar atuendo


El álbum se abre de forma impecable, mediante “Break The Ice”, quizás una de las canciones perfectas de powerpop. Le sigue “My Mind” con una temática constante en todo el disco: los problemas amorosos y sus derivados neuróticos de la plena adolescencia (recuerden esas chicas congeladas de “Frozen Girls”). Entre el resto de canciones cabe destacar algunas absolutamente adrenalíticas como “I´ve Got A Way”, “This Thursday” o “She Say Yeah”. Otra constante son los singles en potencia que abundan en todo el disco, ahí quedan “Revenge” o la melancólica “I´m A Failure”. Las canciones se van deslizando de forma vertiginosa, con la característica voz de Stephen Burns, personal y un tanto chenchual, el combate entre tú y el disco que no te deja salir de las cuerdas ni siquiera con un suave tema amoroso acaba tras sólo treinta y cinco minutos. No hace falta más, por otra aparte.

Durante largos años el disco estuvo condenado al ostracismo de manera injusta. El escaso éxito de ventas propició la desaparición del grupo justo antes de publicar un segundo trabajo ya casi grabado. Sólo el despunte de otras bandas de los noventa como Teenage Fanclub, los Posies, etc., despertó el interés por rescatar de los cajones más profundos de vinilo a la fabulosa hornada de pop de los setenta que navegó contracorriente y que en muchos casos sólo llegaron a la orilla tras dejarse flotar durante un tiempo. Entre ellos, los Scruffs, que sólo tuvieron seguidores en los que poseían una de las pocas copias de Wanna Meet, con esa sugerente portada (¿no les recuerda a A Hard Day´s Night?) de la que sus dueños no querían desprenderse de él, un poco como el sentimiento de quien tiene una novia muy guapa pero prefiere quedarse con ella para que nadie más la conozca. Afortunadamente existen las reediciones (de discos, de mujeres sería un tema más difícil a tratar) para hacer justicia y concluir esta historia con un bonito enlace para conocer a los Scruffs. El título del disco ya es de por sí una sugerencia, avisados quedan.

Nota: Para saber como nos las gastamos, este post se le debe a nuestro dibujante favorito, el señor Mr. Mosstrem. Tiempo atrás dije que se trataría sobre este Wanna Meet, y ha pasado tanto que el bueno de Mos ha dejado aparcado los pinceles (lo que nos deja un poco tristones) por un muy reconfortante trabajo en su propia huerta.

Servidor: Megaupload. Contraseña: peluquin
$$$Pincha & Revenge$$$


16 comentarios:

Savoy Truffle dijo...

Pues si que suenan Chenchuales amigo, pero lo que no va es el enlace... Cagüen!!! Un saludo.

Charlie don't Surf dijo...

Maravilloso disco. Inevitablemente los relaciono con los fabulosos Big Star; aquellas melodías a medio camino entre la energía más vitalista y la melancolía eran muy especiales.

He de reconocer que no son demasiadas las bandas de rock con canciones esencialmente pop que me atrapen pero cuando te cruzas con discos de este calibre, hinco la rodilla en señal de rendición y grito a los cuatro vientos: Viva el Powerpop, malditos!

61 y 49 dijo...

Como dice Troy McClure: Aquí hace mucho que no se habla del Jes Extender.

Mesié Trufé: Cosas del Megaupload o de la mala malísima que está en contra del esparcimiento powerpopero. A mí me funciona el enlace.

Don Charlie: Me atrevo a decir que este disco me resulta más viciante que incluso los de Big Star (Hereje!). Bueno, voy a recitar quince veces Thirteen frente a la pared para que se me quite el punto ateo (pero mantengo un poco mi afirmación).

Tenga cuidado al hincar la rodilla, que son días de mucha lluvia y la humedad es mala, y se le aprecia lo suficiente para darle este tipo de consejos.

Agradecido me ando con su presencia. Unos brazzos.

PD: Cuatro centímetros, son muchos centímetros...

Savoy Truffle dijo...

Siento decirte 61 & 49, que depués de muchos intentos, el enlace iba, pero tan lento que se me cortaba a los 3 minutos. Espero se pueda arreglar. Un saludo.

MJL dijo...

Nice!!

61 y 49 dijo...

Esperaremos a que algún amable lector nos comunique que tal funciona el enlace. A mí me va bien, pero si da algún tipo de error pruebo a subirlo de nuevo a otro servidor.

MJL: Thanks!!

Johnny Dibud dijo...

Me gusta, me gusta y me gusta. Y lo sabes, pedazo de operación matemática que iguala a ciento diez. No lo conocía, y no sé si es lo que me anticipaste que andaba en ascuas.

Siempre caminaremos juntos si una 'gran estrella' nos indica donde hay luz.

La siguiente frase debería figurar en los anales de la historia con carácter científico para beneficio de la Humanidad: "Ir por la vida siendo un hacedor de canciones pop es casi como caminar por la cuerda floja: Si no tienes cuidado y caes hacia un lado, tiendes a caer en el empalago, en la falta de frescura y en la eterna monotonía; si lo haces hacía el otro, la comercialidad más abrasiva puede hacer mella y las canciones pasan a ser meros chicles de usar y tirar, pues la sustancia se va tan deprisa como aquel chicle de natillas de Boomer cuyo sabor (y cuya goma) desaparecía como cuando lo mezclas con unas patatas fritas."

Permíteme que soborne a mis influencias para ubicarte a la diestra del Presidente de la RAE mientras una vez más regenero por estos lares una debilitada capacidad neuronal.

Brazzzos y más brazzzzos al viento en una ola mexicana sin parangón.

61 y 49 dijo...

Mr. Johnny Dibud: Me alegro, me alegro mucho, y además no se lo creerá, pero pensaba muy mucho si conocería este disco o no. Es chenchual, rápido, y lo devoro sin ningún tipo de pudor a coger unos kilos de más. Un bombazo.

Ya sabe que nos unen lazos ministeriales y musicales, pero soy un tipo vergonzoso, no creo que sentarme junto a honorables miembros de la RAE, e instarles a incluir en el diccionario la palabra powerpopero sea de su agrado.

Siempre a sus pies. Agradecido me ando con su presencia en estos lares. Un abrazo.

PD: No sé que le han echado a su lengua, pero se mueve a una velocidad de infarto.

Mr.Mosstrem dijo...

El que haya pasado mucho o poco tiempo desde que este miserias abandonó los pinceles no tendría ninguna importancia si no fuera porque deja demostrada tu generosa memoria, tu gran gusto y conocimiento musical, además de lo buena gente que eres.
Nos vemos, si quieres, en el 3º volumen.
Mil abrazoss!

Savoy Truffle dijo...

Por fin, por fin he podido bajarme este disco de los Scruffs... hoy si iba el enlace. Fantástico, he de decir, el sonido que tienen, muy powerpoperos en el año 1977, la verdad es que hacían una música muy poco habitual para aquella época. Si señor, 61 & 49 es usted un pozo de sabiduría powerpop. Saludos.

61 y 49 dijo...

Hola a todos, con el retraso habitual, santo y seña de esta casa.

Mr.Mosstrem: Cuanto me alegra que me digas lo del tercer volumen (y yo pensando que con dos ya habías tenido suficiente de "ponme eso un poco más a la derecha"). Como ya habrñas visto, el año pasado fuimos menos productivos que las acciones de Nueva Rumasa, así que esperaré un mes para juntar algo de chicha y preparar un nuevo recopilatorio.

Mesié Chocolatiné: Fueron tan powerpoperos para la época, y tan en tierra de nadie que duraron un suspiro. Aunque muy, pero que muy oculta, se encuentran las canciones que fue grabando el rubiales de Burns. Mucho más suaves que las de este disco.

Un abrazo a ambos, que soís como de la familia.

Anónimo dijo...

Pues el rubiales de Burns está a punto de sacar un disco del que algunas canciones se van a acercar mucho, pero mucho a lo que tanto gusta de Wanna meet the Scruffs...

Aunque a mí me gustan los 8 o 9 CDs de los Scruffs que andan por ahí, creo que este va a ser muy especial.

61 y 49 dijo...

@Héroe Anónimo: Gracias por la info. También me gustan todos sus trabajos, incluso cuando se vuelve más suave que en Wanna Meet (es decir, casi todo el tiempo), por tanto ando muy pendiente del nuevo disco, seguro que no tiene desperdicio.

Anónimo dijo...

@61 y 49: seguiremos informando... puede que consiga un par de ejemplares promo antes de que el disco esté en la calle. Se llama Kill, kill. Grabado y mezclado en Ardent y masterizado en Abbey Road.
Un par de canciones son auténticos "killers", por lo que oído.

61 y 49 dijo...

@SEÑOR (con mayúsculas) Anónimo: Le haremos la pelota y empezamos desde ya para que no se escape ese nuevo vinilo del señor Burns (nunca lo había pensado así). En el perfil tiene un correo de contacto, que viene a ser algo así como crookedstation arroba no se qué de gmail punto com. Estaremos francamente agradecidos de tener noticias suyas.

Anónimo dijo...

@61 y 49: Visto el correo. Mi contacto escocés (amigo de un pibe del grupo) aún no tiene el chisme, pero en cuanto me llegue algo, será propagado.
SEÑOR anónimo (Navia)