jueves, 4 de diciembre de 2008

Cuando estás en la muchedumbre punk


The Jam - All Mod Cons (1978)


Me disponía a escribir sobre uno de los discos del que más se podría escribir, pero a la vez uno de los que menos insustancialidades nuevas podía aportar. Ya pensaba en juntar a un grupo de intelectuales formado por un par de directores, dos actrices, un actor, un alemán, un italiano y un español (y el español gana en el chiste) para que me dieran consejo de que se podía contar sobre el singular disco de los Jam, All Mod Cons. La reunión no me aclaró nada, salvo que si alguien que esté leyendo esto quiere ser la nueva actriz de Julio Medem tiene que hablar con voz de susurro (que da como más empaque a la interpretación) y que como habitualmente mandan los tontos pues sería yo mismo el que iba a comentar lo que quisiera (que para eso el ordenador es mío).

Weller le está contando a Foxton ese chiste de Paco Aguilar sobre eshó dó Mariconé que se encuentran en el puente Triana...

Situar el All Mod Cons en el circuito histórico es sencillo: Es 1978. Thatcher “soy amiga de Reagan” está a punto de ser presidenta en una Inglaterra asolada por el paro, el colapso de los servicios públicos, el sector industrial muy quemado (y no metafóricamente) y donde Benny Hill lleva un tiempo persiguiendo a señoras pechugonas. Si a todo esto le añadimos unos chavales que andan cabreados con el asunto, tenemos el embrión perfecto para que muchos grupos sigan las premisas del punki que acababan de importar los Ramones: Música visceral muy poco preocupada por virtuosismos instrumentales, pocos medios para editar las canciones, mucha mala leche, mamporreros en sus letras, imperdibles donde se pueda o camisetas corroídas pese a la regañina correspondiente de las abuelas.

Se podrían citar numerosas bandas británicas que cumplían el abecedario del imperdible: los Sex Pistols, The Clash, Buzzcocks, Sham 69 o Stiff Little Fingers y un buen montón que se dejan llevar por la inercia del momento musical que se vive. ¿Pero qué es de The Jam? Sus influencias no están en los Ramones pero si en los Who o los Kinks, son buenos instrumentistas, venden bastante y en una compañía importante, tienen mala uva pero Paul Weller realiza unas declaraciones en favor de la reina, sus letras son potentes pero a la vez más afiladas, y para colmo son elegantes a la par que urbanos. All Mod Cons se encuentra en el punto medio donde se mezcla la energía y frescura Punk con las Rickenbacker que han rescatado Weller y compañía. Poco importa que etiqueta poner al disco o las peleas de Weller con Sid Vicius o los Clash, el resultado es tan bueno que dan ganas de ver bailar a la Obregón el David Watts.

Nada mejor para parecer urbano que fotografiarse junto al contenedor de residuos orgánicos


Paul Weller tiene veintiún años cuando se graba All Mod Cons, pero es muy posible que el no tener un teléfono móvil con mp3 le haga concentrarse en unas letras que hablan del neofascismo inglés con inspiración letrística en Ray Davies (“Down In The Tube Station At Midnight”), se ríe de la cultura punk en “A Bomb In Wardoour Street”, o de sí mismo y la vida de estrella pop en “To Be Someone”. Otras canciones dignifican el pop como “The Place I Love” o “Mr. Clean”. El guiño psicodélico de “In The Crowd”. Dos canciones acústicas para momentos tan especiales como una cena con botella de vino al corcho (“English Rose” y “Fly”). Bruce Foxton parece estar en un estado permanente de gracia (me recuerda mucho a mí cuando una vez que casi apruebo un test contestando con los ojos abiertos, pero a lo bestia), junto a Rick Bucker agitando caderas en la sección rítmica de “It´s Too Bad”.

Pese a que muchos grupos del modernismo inglés en los noventa han intentado chupar la energía vital de este disco, la falta de talento de la mayoría no ha hecho sino engrandecer un poco más la leyenda de All Mod Cons. Pese a lo que diga el New Musical Express, siempre es buen momento para acercarse a este disco, y si aún no lo has hecho, en cuanto se me quite la vaguería lo subo a la red que tanto gusta a los grupos gili-mantas que se venden en el top-manta.


7 comentarios:

Raul dijo...

Joder, la verdad es que llevaba un tiempo sin escuchar este disco y me han vuelto unas ganas tremendas de volver a ponerlo. Volver a leer tu artículo me ha traido buenos recuerdos. A veces es lo mejor de visitar una página así, te hace volver a escuchar discos un poco olvidados.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Venga va, quítate la vaguería ya, que me apetece escucharlo.

Pepo dijo...

Todos los discos de los Jam son maravillosos, y al igual que Raul siento ganas de desempolvar este disco.

saludos

Tomás Verléin dijo...

Raúl, esquimal y Pepo,

Gracias por pasaros por esta humilde atalaya del no-conocimiento.

Sí, yo también recomiendo encarecidamente la escucha de este disco. No saben lo feliz que van a hacer al señor 61&49 con su afirmativa respuesta ante el estímulo de los Jam.

Recomendación para todos los visitantes: escuchen a este gran grupo. Cada vez que lo hacen un señor de Murcia recibe un donativo anónimo.

Por último recomendarles que visiten los blogs de estos próceres que nos comentan:

http://gabbarock.blogspot.com/

http://busmagico.blogspot.com/

La visita y lectura de estos blogs les dará +3 en defensa en caso de que les guste jugar al rol, en otro caso, les alegrará la tarde que no es moco de pavo.

Gracias

Señor Insustancial dijo...

Pedazo de disco que, al igual que alguno de los lectores, tenía olvidado. Lo rebuscaré en casa que creo que lo tengo en vinilo...

Un abrazo.
(me gustaría decir algo así como brillantísimo pero aquí de música no hablo que quedaré como un patán).

Tomás Verléin dijo...

Señor insustancial,

No nos haga creer que no sabe del tema y tal (que vuelva Luis, por favor), porque tener ese vinilo en casa es suficiente prueba de todo lo contrario.

Además, le recomiendo que se tape, porque estamos buscando un colaborador para algo relacionado con frases de películas (que tengan que ver con la música) y es pensar en: "el camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría... y yo iba a en Jaguar" y remitirme a su blog, que es tan fundamental como '24 hours party people'. Pinchen y atrévanse a rebatirme: http://mividainsustancial.blogspot.com/
Les advierto que estoy bien entrenado en la lucha pirata mediante insultos o rimas después de horas y horas dándole al monkey island.

Gracias por el comentario,

Un abrazo

61 y 49 dijo...

Pues nada, la sonrisa que tengo después de ver los comentarios es de oreja a oreja (lo cual no significa que sea Jim Carrey).

Finalmente he subido el disco entero (gracias esquimal onanista por la propuesta), añadiendo unas cinco canciones que se incluyen en la edición especial y que sirven de buen postre.

No podría estar más de acuerdo con Pepo (aunque sólo sea por su increíble bus mágico).

Señor Insustancial, bien leídos muchos de los artículos de su página y su fina escritura, tiene todo el derecho a expresar lo que quiera sobre un disco sin temor a represalias (que el primer patán sobre el tema seguro que soy yo). Si no me equivoco los tres primeros LPs de los Jam se reeditaron hace bien poco, así que es buena oportunidad para sacarles brillo con la aguja.

Gracias a todos una vez más.