viernes, 13 de mayo de 2011

Contacto con Tacto (XIV): Doctor Explosion

Sala El Sol, Madrid, 7 de Mayo de 2011

Una de las normas no escritas de este bloc (en esto nos parecemos un poco a Corea del Norte) es la de apoyar siempre a los pirados (en esto ya no nos parecemos tanto), y aunque esta vez nuestro apoyo se redujera a la mínima expresión en forma del que subscribe, en forma de cuerpo serrano para matizar, seguir las andanzas de un buen elemento del género como Jorge Muñoz-Cobo se hacía tan necesario como la asistencia al concurso anual de chile con carne de Springfield, pues es en el género psicótico en general, y en el músico-garagero en particular donde a los Explosión se les puede considerar algo así como un orgullo patrio.


Si alguien no sabría diferenciar a primera vista un concierto de Mike Oldfield y Doctor Explosión: El primero no usaría calcetines, y el segundo utilizaría su poder poniéndolo en la guitarra.

Habituados como estamos a rendir homenaje culinario previo a cuanto grupo vemos en directo, esta ocasión era especial: primero porque Doctor Explosión son asturianos y permitió honrarles de forma muy sabrosa a base de un buen canapé de cabrales; segundo porque la mayoría de los grupos a los que nos acercamos a ver en vivo son anglosajones, su gastronomía no nos gusta demasiado y acabamos sustituyendo nuestra dignificación particular por elementos de la patria como la morcilla de Burgos o el bocadillo de queso manchego. Tras la ingesta del mejora aliento bajamos las escaleras de la Sala Sol sin tropezar y con ganas de ver como sonaban las canciones del último disco del grupo: Hablaban con frases hechas.


Pertrechado por un pañuelo al cuello un poco de Mari Pili apareció Jorge Explosión acompañado de sus ahora compañeros Pablo en el bajo y Pibli maltratando la batería. Concierto que empezó tocando canciones de una en una y una detrás de otra como no podía ser de otra manera, con muy pocas pausas entre ellas, como debe ser, sólo cortadas en ciertas ocasiones para afinar la preciosa Gretsch de la que se hace acompañar ahora Mr. Jorge. Como mi memoria está muy poco fina en los últimas décadas me resulta imposible realizar un setlist medianamente completo del concierto, si bien es de agradecer que Jorge y los suyos centraran la hora muy larga de concierto en sus últimos trabajos, del estupendo Hablaban con Frases Hechas sonaron “¿Quién quiere lo que tuvo ayer?”, “Liar Liar”, “Nunca estuve allí”, “Te delatas” (rebautizada durante el concierto como “Te dilatas”), “Nada de ti” o la versión garage punkera del “Blue Monday” de New Order, canciones de un disco que ha ampliado las miras de Doctor Explosión a más beat y pop que nunca pero con el garage y el rock and roll por bandera, amén de las chifladas letras del señor Explosión siempre tan de agradecer tras sonar en estos momentos del Spotify un nuevo anuncio de Melendi.


Jorge Explosión tomando aliento para decir de carrerilla las preposiciones, con el "so" y el "cabe" incluidas.

Como la muchachada nunca se queda del todo contenta si no suenan clásicos modernos del grupo, cayeron para el respetable tanto el “Drácula Ye-ye” de Pajares, “Surf Talibán”, “La Chatunga”, “Eres Feo Chaval”, o el “Let’s go to the beach” hasta rozar la euforia colectiva tocando “El Calcetín”, en la cual apareció un calcetín (a tenor de lo visto, usado y del Decathlon) que Jorge no se cortó en colocar en el mástil de la guitarra. Completando la faena sonó una versión de los Plimsouls (creo recordar que era “Lie, Beg, Borrow and Steal”) y un par de canciones de Link Wray, que siempre molan, y si además se hacen entre el público, con toda la sala agachada gritando Comanche, la euforia se desata, y con razón.


No se los pierdan si pasan por su ciudad (están de gira y lo pueden ver en su web), acuérdense de los placeres asturianos, que además de su dieta cantábrica ofrece a uno de los grupos que siempre cumplen en el oscuro panorama musical actual, con pirado incluido. Una oferta casi irrechazable.


Servidor: Megaupload. Contraseña: peluquin

12 comentarios:

India dijo...

jijijijijiji coño! que me asustó mi risa! que ya no sabía cómo sonaba...
Preguntaros que qué tal después de leer el post es una gilipollez como preguntar Holaquétal cuando te cruzas con alguien pero no te paras jijijijijiji porque veo que estáis en plena forma, laleshequemamé, que me he perdido una euforia creativa en este blog! vamos asincopados, queridos jaaaaaaaajajaja pero me mola este ritmo vuestro!
Bueno, voy a ver si aún recuerdo cómo se teclea la palabra peluquín...
Aachuchones!!!
Pd.- Señor Troy pasa por aquí? le echo de menos, tío grande!

61 y 49 dijo...

Refrescada esta pequeña entrada y no por ello demasiado interesante sobre el sí interesante concierto de Doctor Explosion.

Los problemas de Blogger de los últimos días había hecho que se borrara con los comentarios realizados.

Quede constancia que había leído el de India y que desde aquí le mandamos fuertes brazzos.

India dijo...

Achuchones!!!

Troy McClure dijo...

Quiero disculpar mi ausencia, motivada por un brote de hirsutismo agudo en zonas andrógeno-dependientes, dolencia que afecta al crecimiento desmedido y desmadrado del vello corporal, y que ha provocado que tenga la flora intestinal como el mato grosso y que mi vello púbico sea público. Pero esos pelos insurrectos ya han probado el acero de mis tijeras y todo vuelve a estar dentro de un orden.

No me cabe la menor duda de que pasaron ustedes un gran rato al son de los sonetos y redondillas de Jorge Explosion y los suyos. Concierto enérgico y potente, de esos que te recuerdan que eso de que el rock'n'roll ha muerto es sólo cosa de fanáticos del Roiboos y el Menta Poleo.

Brazos de gitano para todos y todas.

Savoy Truffle dijo...

Qué canallas... seguro que fué un concierto de lo más divertido. me hubiese gustado participar de todas sus bromas...
Eso de comer cabrales antes de ver a los asturianos es del todo un puntazo. He de contar una anécdota en estos momentos... andaba yo por Gijón hace un par de veranos y me dió por entrar a una tienda de discos del centro y le pregunté al menda veterano que si tenía discos de Doctor Explosión, a lo que el colega me contestó que "esos son unos pipas"
Vamos al diccionario...
Pipas: Dícese de aquellos que ayudan a montar y decargar los instrumentos de otros grupos más famosetes.
Mi reacción fué de incredulidad total y evidentemente me quedó claro que si quería algo de ellos tendría que volver a ir a Escridiscos.
Brazzzzossss.

P.D.: Troy no sabía de sus problemas con los pelos, espero se mejore.

Troy McClure dijo...

Tengo entendido que no caen muy bien en según qué ambientes gijonenses...

Savoy Truffle dijo...

Andale... eso no lo sabía. Pero vamos con el título del anterior disco... (Chupa aquí!!!) tampoco le caían bien al de Escridiscos... je, je, je.
Saludos.

Charlie don't Surf dijo...

El tipo ofrece energía y diversión; vamos, que se lo hace pasar bien al respetable. En el homenaje a Turmix de hace unos años salió a escena sorprendiendo al personal disfrazado del homenajeado y comiendo un bocadillo de medio metro mientras cantaba como si se estuviera electrocutando. Su particular tribute no parecía muy adecuado en aquel momento pero luego vas cambiando de opinión al ver que que es como un crío (pirado) con pilas duracel cargadas para pasarlo bien.
Más explosiones hacen falta!

Johnny Dibud dijo...

Llego. Este grupo me produce efectos difusos. Me encantaban, tengo incluso algunos de sus primeros buscadísimos singles pero me recuerdan a mis viejos amiguetes que ahora renuncian y añoran a la vez todo esto por culpa de la familia política y del nudo de la corbata del traje de romano que cada día laboral les sirve de indumentaria. Bueno, superando ese espinoso asunto, cómo me hubiera gustado escuchar en vivo el "Surf talibán" y demás. Por cierto, acabo de catar la versión del "Blue monday" de New Order. Es la versión más cojonudísima que he escuchado en mucho tiempo. Por lo demás, la crónica del concierto es insuperable aunque eso es normal que lo diga cada vez que paso por aquí.

Recibid mis braazzzzzzos mientras me marco unos movimientos de cabeza y pie al compás del "Blue monday" que escucho por tercera hy consecutiva vez mientras releeo enésimamente el mensaje que se acompaña sobre el teorema de los infinitos monos en el formulario de comentarios sin lograr hallar una explicación a tan profunda disertación.

61 y 49 dijo...

Hola a todos con un retraso que puede considerarse dentro de lo tolerable.

@India: Sabes que incluso dejando un espacio en blanco en los comentarios ya tenemos gasolina de la de sin plomo buena para una decena de post más.

@Mr. Troy: Siempre he sido muy poco defensor del rooibos como antihistaminicos y su influencia negativa en el rock and roll y el abrir mucho las piernas para que se pueda marcar paquete con un vaquero bien ajustado (maldita sea! que se me está enfriando mi té de jazmin con miel...).

¿No habrá vuelto a participar en el musical del planeta de los simios?

@Mesiè de la Chocolatà: En esta ocasión hubiera habido poca broma, faltó a la cita el señor Tomás, que siempre ha sido el gracioso del grupo, el que entraba a las chicas con una broma para que yo luego me pudiera llevar el mérito de que me rechazaran segundos después.

Me encantaría montar una tertulia al más puro estilo rosa: "no caen bien en Gijónnnn (los periodistas (¿?) alargan letras para dar emoción) porque Jorge se veía en secreto en un café de la Avenida de la Costa con la entonces pareja del bajista que sospechaba de esos encuentros y una vez le montó un espectáculo en plena calle junto al dueño de Escridiscos".

@Charlie Don´t Surf: Un placer que siga pasando por aquí. Al fin y al cabo si tiene la obligación consigo mismo de que el público termine pasándolo bien en los conciertos bienvenido sea, aunque yo dudo que algún espectador se lo pase tan rematadamente bien como él mismo. Si llega a leer lo del conejo de Duracel se hubiera puesto unas orejeras del Playboy y una pila de petaca en el... mientras tocaba. Digno de ver.

@Mr Ministro de este bloc: De sus singles siempre me hizo mucha gracia este, en el que se sacó el pizarrín para mear en pleno concierto, el títular de un periódico Barcelonés que asistió al evento lo calificó como "el asturiano marrano", no me digan que no tiene gracia que después de eso editara esa foto en la portada. Como no soy fan estricto y no he seguido orden cronológico en sus discos puedo decir sin pudor que sus últimos dos trabajos me gustan incluso más que alguno de sus clásicos. Muy amable por sus palabras, los monos hacen lo que pueden cada vez que tienen que escribir una crónica, espero que alguna vez los malditos recuerden de forma coherente el orden de las canciones de un buen concierto.

Agradecido me ando con todas sus palabras. Brazzos múltiples.

vinti dijo...

Este tipo es harto peculiar. Me quedé mirando el calcetín (los demás del grupo le miran perdonándole la vida), me quedé pensando si tendría algo que ver con la ingesta del cabrales momentos antes...ya que todos los manchegos suelen ser olorosos...
Después me entretuve en sus quehaceres por gijón y sus puestas en escena con bocadillos gigantes, y me detuve en la portada del disco "prohibida".
Huelga decir que teníamos mono de Troy, así que ya sabíamos por donde andaba. Descubierto bajo del video dice asín:
"Troy McClure singing with a bunch of monkeys".

besos.

Troy McClure dijo...

¿Como saben ustedes que mi dermatólogo de confianza es el Dr. Zaius? Es lo que tiene el listin de ADESLAS, que uno ya no puede mantener en el anonimato ni sus vellosidades...